Familia

 

 

LA EDUCACIÓN DE LOS HIJOS 4

2017-04-04 Por: Pr. Juan Estrada 13

LA FILOSOFÍA DIVINA DE LA EDUCACIÓN  "CONCLUSIÓN"

Hemos visto tres ejemplo bíblicos de personas que decidieron educar a sus hijos con una educación divina basada en los principios bíblicos, si buscamos más ejemplos los podemos encontrar, veamos a Jacob, aunque siendo un padre imprudente en muchas cosas, dejo una clara educación en su hijo José, quien decidió mantener sus valores antes que sus deseos, vemos también a la abuela que educo a su nieto Timoteo, que le inculco los principios de una educación basada en la dirección de Dios y que dejo un legado en Timoteo y siguió los pasos de una vida basada en la fe. Y así como estos hay más en las escrituras.

Dios quiere que cada padre y madre eduquen a sus hijos en valores, poniendo como base la fe y la confianza en Dios. Aunque estos principios sean puestos a prueba, que puedan mantenerse de pie ante la tentación de echar todo por la borda, que ellos puedan decir ¿Cómo, pues, haría yo este grande mal, y pecaría contra Dios?” (Génesis 39: 9), si ellos mantienen estos principios las personas podrán decir que son diferentes. “Hace unos años mientras estudiaba en la universidad, tuve que viajar al país vecino para poder ganar algo de dinero y así poder pagar mis estudios, conseguí trabajo en una empresa de jardinería, y un día el responsable del grupo de trabajo me empezó a contar sobre su vida, y cuando terminó me dijo: `tú eres diferente´. Si cada uno se preocupa de poner principios en sus hijos los demás lo verán.

El apóstol Pablo da una recomendación a los padres que educan a sus hijos en principios basado en la educación divina y en los valores y les dice: Que instes a tiempo y fuera de tiempo; redarguye, reprende, exhorta con toda paciencia y doctrina. Y a los hijos les da la siguiente recomendación: Pero tú sé sobrio en todo, soporta las aflicciones, haz obra de evangelista, cumple tu ministerio” (2ª Timoteo 4: 2, 5).

Que al final cuando los hijos se marchen de casa puedas decir He peleado la buena batalla, he acabado la carrera, he guardado la fe. Por lo demás, me está guardada la corona de justicia, la cual me dará el Señor, juez justo, en aquel día; y no sólo a mí, sino también a todos los que aman su venida” (2ª Timoteo 2: 7-8). Que tu pelea por educar a tus hijos sea un beneficio espiritual para ellos y para ustedes como padre y madre, y cuando el Señor te pregunte ¿dónde está la grey que te di?, puedas responder, aquí están Señor, hijos fieles y educados para la eternidad.




ÚNETE A LA COMUNIDAD MANAPDC

¿Tienes alguna pregunta para nosotros?
Te queremos escuchar. Estás en familia.

ESCRIBENOS