Estudios biblicos

 

 

DATE A TI MISMO COMO OFRENDA 3

2017-03-27 Por: Pr. Efraín A. Sánchez (1943-2015) 15

“Sean vuestras costumbres sin avaricia, contentos con lo que tenéis ahora; porque él dijo: No te desampararé, ni te dejaré” (Hebreos 13: 5).

 

CUIDEMOS LOS BIENES QUE DIOS NOS HA CONFIADO

Todo lo que somos, lo que tenemos y todo lo que logremos en este mundo tiene un solo dueño. Es nuestro deber administrar sabiamente todo cuanto se nos ha confiado. Dios nos conceda todo el discernimiento necesario para captar los peligros y las imprudencias que podrían llevarnos a la deshonestidad con Dios.

 

Algunos de estos peligros podrían ser los siguientes: Lotería, juegos de azar, apuestas.

 

Si consideramos que el dinero es una bendición que recibimos de Dios, jamás invertiríamos ni un solo centavo en algo que Dios condena y aborrece.

 

¿POR QUÉ LOS HIJOS DE DIOS NO DEBEN PARTICIPAR DE LOTERÍA, JUEGOS DE AZAR O APUESTAS? ¿HAY ALGUNA RAZÓN BÍBLICA?

 

Por supuesto que las hay. Los juegos de azar están muy asociados con la violación de los Mandamientos de Dios con respecto a la avaricia y la idolatría.

 

A.- La Codicia

 

El principal motivo para jugar es obtener de una manera fácil, rápida y abundante la enorme cantidad de dinero que hay en un premio. Este extraño deseo es lo que la Biblia llama codicia. El décimo mandamiento de la Ley de Dios condena este impulso carnal.

 

“No codiciarás la casa de tu prójimo, no codiciarás la mujer de tu prójimo, ni su siervo, ni su criada, ni su buey, ni su asno, ni cosa alguna de tu prójimo” (Éxodo 20: 17).

 

El enriquecimiento fácil, sin esfuerzo y la codicia siempre están asociados.

 

“Porque los que quieren enriquecerse caen en tentación y lazo, y en muchas codicias necias y dañosas, que hunden a los hombres en destrucción y perdición; porque raíz de todos los males es el amor al dinero, el cual codiciando algunos, se extraviaron de la fe, y fueron traspasados de muchos dolores” (1 Timoteo 6: 9-10).

 

“Sean vuestras costumbres sin avaricia, contentos con lo que tenéis ahora; porque él dijo: No te desampararé, ni te dejaré” (Hebreos 13: 5).

 

“¡Ay del que codicia injusta ganancia para su casa, para poner en alto su nido, para escaparse del poder del mal!”(Habacuc 2: 9).

 

B.- Dinero Fácil

 

Las riquezas que se obtienen de una forma fácil y rápida no son beneficiosas para la salud espiritual y familiar.

 

“No codicies sus manjares delicados, Porque es pan engañoso. No te afanes por hacerte rico; Sé prudente, y desiste. ¿Has de poner tus ojos en las riquezas, siendo ningunas? Porque se harán alas Como alas de águila, y volarán al cielo” (Proverbios 23: 3-5).

 

“El que ama el dinero, no se saciará de dinero; y el que ama el mucho tener, no sacará fruto. También esto es vanidad” (Eclesiastés 5: 10).

 

“Alborota su casa el codicioso; Mas el que aborrece el soborno vivirá” (Proverbios 15: 27).

 

C.-  Idolatría

 

Depender y tener esperanza de algún día ganar una buena cantidad de dinero es otra forma de idolatría. Debemos confiar y esperar solamente en la bondad y sabiduría de Jehová, el único Dios que conoce, atiende y suple cada necesidad.

 

“No tendrás dioses ajenos delante de mí” (Éxodo 20: 3).

 

“Mi Dios, pues, suplirá todo lo que os falta conforme a sus riquezas en gloria en Cristo Jesús. Al Dios y Padre nuestro sea gloria por los siglos de los siglos. Amén” (Filipenses 4: 19-20).

 

Continuará…




ÚNETE A LA COMUNIDAD MANAPDC

¿Tienes alguna pregunta para nosotros?
Te queremos escuchar. Estás en familia.

ESCRIBENOS