Estudios biblicos

 

 

PRINCIPIOS BÁSICOS DE LA EDUCACIÓN CRISTIANA 3

2017-01-23 Por: Pr. Efraín A. Sánchez (1943-2015) 17

"Y vosotros, padres, no provoquéis a ira a vuestros hijos, sino criadlos en disciplina y amonestación del Señor".   (Efesios 6: 4)

 

El Hogar es la Primera Escuela del Niño

“En su sabiduría el Señor ha decretado que la familia sea el mayor agente educativo. En el hogar es donde ha de empezar la educación del niño. Allí está su primera escuela. Allí, con sus padres como maestros, debe aprender las lecciones que han de guiarlo a través de la vida: lecciones de respeto, obediencia, reverencia, dominio propio. Las influencias educativas del hogar son un poder decidido para el bien o para el mal. Son, en muchos respectos, silenciosas y graduales, pero si se ejercen de la debida manera, llegan a ser de gran  poder  para la verdad y la justicia. Si no se instruye correctamente al niño en el hogar, Satanás lo educará por instrumentos elegidos por él. ¡Cuán importante es, pues, la escuela del hogar¡ … En esta escuela –el primer grado- debe utilizarse el menor talento. Sobre los padres recae la obligación de dar instrucción física, mental y espiritual.  Debe ser el objeto de todo padre. Asegurar para su hijo un carácter bien equilibrado, simétrico. Esa es una obra de no pequeña magnitud e importancia, una obra que requiere ferviente meditación y oración no menos que esfuerzo paciente y perseverante. Hay que echar un fundamento correcto, levantar una firme, y luego, día tras día, adelantar la obra de edificar, pulir y perfeccionar” [CM p. 103]

 

Si la Educación Consiste en Edificar un Carácter Para la Eternidad: ¿Cuáles son las Primeras Lecciones que debe Aprender un Niño en sus Primeros Años de Vida?

 

“Algunos padres piensan que pueden dejar a sus pequeños que hagan como les plazca en su infancia y que cuando sean mayores podrán razonar con ellos, pero esto es un error. Comenzad en la infancia a enseñar la obediencia… Requerid obediencia en la escuela  de vuestro hogar (Carta 74, 1898). Los niños desde su más tierna infancia, debería ser enseñados a obedecer a sus padres, a respetar su palabra y a reverenciar su autoridad (Review  and Herald, 16-7-1895). Una de las primeras lecciones que necesita aprender el niño es la de la obediencia. Se le debe enseñar a obedecer antes que tenga edad suficiente para razonar (La Educación, pág. 279)” [CN p.76]

 

Respeto

“Nunca debe permitírsele que manifieste falta de respeto hacia sus padres. Nunca la terquedad se debe dejar sin represión. El futuro bienestar del niño requiere una disciplina bondadosa, amante, pero firme”. [CN p. 77]

 

Reverencia de Dios

"Los que quieran que sus hijos amen y reverencien a Dios, deben hablar de su bondad, majestad y poder según se revelan en su Palabra y en las obras de la creación (patriarcas y Profetas. Págs. 537, 538). La reverencia se manifiesta mediante la obediencia. Muéstrese a los niños que la verdadera reverencia se revela por la obediencia. Dios no ha ordenado nada que no sea esencial, y no hay otra manera de manifestarle reverencia tan agradable fuera de la obediencia a lo que él dijo [CN p.92]

 

Orden

“Reprimid las tendencias destructivas. La educación debe ser completa y uniforme. Cada madre necesita ser diligente. No debe permitir que ninguna cosa desvíe su mente.  No debe permitir que sus  hijos sigan su voluntad no educada en el manejo de las cosas que pertenecen al hogar. Debería enseñárseles que no deben mantener la casa en perpetuo desorden al utilizar sus objetos para su propia diversión. Madres, enseñad a vuestros hijos desde sus primeros años que las cosas de la casa no son para su entretenimiento. Mediante esas cosas pequeñas se enseña el orden. No importa cuánto alboroto haga el niño, no permitáis que el instinto de destrucción que se manifiesta mayormente durante la infancia, se fortalezca y sea cultivado. Dios dice: “Harás “, y “no harás”. Si perder la paciencia, pero con decisión, los padres deben decir a sus hijos: no, y mantener lo que han dicho”. [CN p.93]

 

Dominio Propio

“Pero si permite que el egoísmo, la ira y la obstinación se posesionen del niño durante los tres primeros años de su vida, resultará muy difícil someterlo a una disciplina conveniente. Su genio se ha tornado displicente; se complace, en  hacer su propia voluntad; el control paternal le resulta desagradable. Estas tendencias negativas se desarrollan con el crecimiento del niño, hasta que, en la adultez,  el egoísmo supremo y la falta de dominio propio lo colocan a merced de los males desenfrenados de nuestra sociedad (Pacific Health Journal, abril de 1890)”.  [CN p.77]

 

“El ejemplo de dominio propio de los padres es vital. Algunos padres no tienen dominio sobre sí mismos. No controlan sus propios apetitos mórbidos o su temperamento colérico; por lo tanto, no pueden educar a sus hijos en lo que atañe a la negación  del apetito, ni enseñarles dominio propio”. [CN p. 86]

 

Tranquilidad

“La tranquilidad debe reinar en el hogar. Padres y madres,… enseñad a vuestros hijos que deben subordinarse a la ley. No les permitáis pensar que  porque son niños, tienen el privilegio de hace todo el ruido que les plazca en el hogar. Deben establecerse normas sabias y ponerse en vigencia para que la belleza de la vida del hogar  no sea malograda (Signs of the times, 25-9-1901). Los padres les hacen mucho daño a sus hijos cuando les permiten gritar y llorar. No debería permitírseles ser descuidados y turbulentos. Si no se corrigen a edad temprana estos rasgos objetables de carácter, los niños los conservarán, desarrollados y fortalecidos, en la vida religiosa y en la de los negocios. Los niños pueden ser muy  felices aunque se les enseñe a comportarse con sosiego en la casa”. [CN P.89]

 

Continuará…

 

Dios los bendiga


ÚNETE A LA COMUNIDAD MANAPDC

¿Tienes alguna pregunta para nosotros?
Te queremos escuchar. Estás en familia.

ESCRIBENOS