Salud del cuerpo

 

 

HALITOSIS

2016-08-20 Por: Carolina Raquel Godines Fragoso 10

“Su  aliento enciende carbones, y de su boca sale llama” (Job 41: 21).                                 

La mayoría de las personas no se percatan de su mal aliento, pero, para los demás es demasiado obvio. Entre las muchas causas del aliento desagradable, las más comunes son: el tabaco, ingerir determinados alimentos, y una higiene dental deficiente. Algunas bebidas afectan directa e indirectamente el aliento, por medio de los pulmones y el aparato digestivo. El vino, la cerveza y otras bebidas alcohólicas, dejan residuos en la boca que alteran el aliento. Los alimentos que contienen azufre, como el ajo, la cebolla, el pescado y la carne, pueden generar un mal aliento persistente.

Cualquier resequedad en la boca también promueve el mal aliento. El flujo ininterrumpido de saliva controla las bacterias orales. Al dejar de producirse, como sucede durante el sueño, la bacteria se multiplica rápidamente, se alimenta de los residuos de alimento en la boca  y forma una película pegajosa llamada placa dental. Este proceso ocasiona el no muy agradable aliento matutino.  Por otra parte, es natural que  la producción de saliva disminuya con la edad, esto explica el mal aliento de muchos ancianos.

Las  causas del mal aliento que ya mencionamos, pueden determinarse con facilidad, pero averiguar el origen de otras puede requerir una labor de  investigación considerable.  A veces la naturaleza del olor ofrece pistas importantes. Por ejemplo, un aliento con aroma frutal o parecido al esmalte de uñas indica una posible diabetes.  

El mal aliento por higiene bucal deficiente puede remediarse tras curar las caries, quitar el sarro, limpiar los dientes y tratar los padecimientos de las encías. Los enjuagues bucales especiales pueden curar los casos crónicos de resequedad.

Una forma natural de combatir el mal aliento es masticar una ramita de perejil, pues su alto contenido de clorofila refresca el aliento después de consumir cebollas y otros alimentos aromáticos.

La alfalfa, también rica en clorofila, es otro remedio para el mal aliento. Los herbolarios la recomiendan en jugo, una cucharada dos veces a día.  Otras hierbas que se recomiendan para controlar el mal aliento son: el clavo, la raíz de jengibre, la menta, el hinojo, las semillas de anís, la savia y el romero.

Con frecuencia se recomienda un ayuno purificador  de tres días que, según se cree, elimina las toxinas y reduce las causas del mal aliento. Se recomienda que se consuman sólo alimentos crudos por dos días antes y después del ayuno.

Es necesario realizar una limpieza bucal cuidadosa al levantarse y antes de ir a dormir, empleando el hilo dental para remover cualquier residuo de alimento entre los dientes, pues en ocasiones el cepillo no logra eliminar lo que queda entre los espacios que separan los dientes. Al usar un enjuague bucal, siempre es mejor utilizar alguno que contenga benzoato sódico, pues ayuda a neutralizar el olor que producen las bacterias  a causa de los residuos de comida. La lengua puede contribuir al mal aliento también; debe limpiarse con agua tibia y un cepillo suave, actualmente ya existen cepillos especiales para la higiene de la lengua. También es útil enjuagar la boca  con agua tibia, a la que se puede añadir sal, bicarbonato de sodio o agua oxigenada al 3%.

Para prevenir la resequedad bucal, beba por lo menos  8 vasos de agua al día. El jugo de frutas estimula la secreción de saliva, al igual que la goma de mascar sin azúcar.

Otras causas del mal aliento

Muchas enfermedades contribuyen al mal aliento: la diabetes,  la bronquitis crónica, la amigdalitis, la gastritis, la hepatitis, la cirrosis hepática y algunos tipos de cáncer, al igual que el ayuno prolongado.

En nuestro diario vivir es indispensable establecer conversaciones con nuestros semejantes, procuremos mantener siempre una higiene bucal impecable, todos lo apreciarán.

Bendiciones.


ÚNETE A LA COMUNIDAD MANAPDC

¿Tienes alguna pregunta para nosotros?
Te queremos escuchar. Estás en familia.

ESCRIBENOS