Devocionales

 

 

EL PECADO NO ES JUSTIFICABLE

2021-11-15 Por: Pr. Juan Estrada 32

“Dios el Señor dijo entonces a la serpiente: «Por causa de lo que has hecho, ¡maldita serás entre todos los animales, tanto domésticos como salvajes! Te arrastrarás sobre tu vientre, y comerás polvo todos los días de tu vida.” (Génesis 3: 14 NVI).

Cuando nuestros primeros padres pecaron, las consecuencias empezaron a ser inmediatas, la primera sensación que tuvieron fue el miedo, al escuchar la voz de Dios decidieron esconderse delante de su presencia, cuando estuvieron delante de Dios, ellos empezaron a buscar excusas para justificar sus acciones. Adán acusó a la mujer, diciendo: la mujer que tú me diste, me engaño, la mujer se justificó diciendo la serpiente me engañó y comí. Al parecer, la culpa del pecado en lugar de caer en el hombre y la mujer parecía que la culpa era de Dios, pues Dios había creado a la serpiente.

De forma constante estamos buscando justificar nuestros pecados, cada día las personas piensan lo que han hecho, lo han hecho correctamente y sin darse cuenta que se han equivocado están justificando su pecado, aun cuando se les dice que están en el error, ellos se aferran a seguir justificando su pecado. El enemigo a enceguecido su corazón de tal manera que no pueden ver que delante de ellos tienen la justificación de su pecado. A muchas personas les da miedo llamar al pecado por su nombre.

Queremos aprender a escuchar a los mensajeros que Dios envía constantemente para hacernos ver nuestro pecado, de tal manera, que podamos reconocerlo y sin justificarlo, podamos presentarnos delante de Dios usando la sangre de Cristo como único medio de justificación. El pecado tiene perdón, pero solo cuando se confiesa delante de nuestro Salvador.

Que tu oración este día sea: Querido Dios, reconozco que he pecado y que muchas veces he justificado mis acciones, creyendo que lo que he hecho es lo correcto sin importar el daño que haya causado, no permitas que esa sensación de auto justificación se apodere de mí, te lo pido en el nombre de tu amado hijo Cristo Jesús, Amén. 




ÚNETE A LA COMUNIDAD MANAPDC

¿Tienes alguna pregunta para nosotros?
Te queremos escuchar. Estás en familia.

ESCRIBENOS