Salud Mental

 

 

HIPNOSIS, MENTE Y CONCIENCIA 7

2016-07-15 Por: Pr. Efraín A. Sánchez (1943-2015) 12

 Enséñale  al niño a sujetarse siempre al buen camino, y cuando sea  mayor siempre permanecerá en él”. (Proverbios 22: 6).

 LA MENTE HUMANA

La parte más importante del ser humano es la mente. La mente es el timón de nuestra vida. Gracias a la mente decidimos ser lo que somos.

 

La mente es nuestra computadora orgánica; y a través de un programa interno que es la conciencia, configuramos nuestra vida personal.

La conciencia es el trono de Dios en nuestro cuerpo. En la mente es donde se produce el arrepentimiento el abandono del pecado y la conversión a Dios.

En la mente es donde recibimos y aceptamos a Cristo como nuestro salvador personal.

Teológicamente la mente sería el lugar Santo. La conciencia el lugar Santísimo.  La conciencia es la morada de Dios en el ser humano.

A la conciencia llega la influencia del Espíritu Santo para: impresionarnos, convencernos, consolarnos, detenernos e impulsarnos.

De la conciencia emana: la bondad, gratitud, alabanza  a Dios, conformidad, la ternura, el amor y dominio propio.

La conciencia, jurídicamente es nuestra Corte Suprema de Justicia, y también es nuestra Cámara Legislativa. Allí están: Las normas, los principios, los estatutos, las leyes y todos los reglamentos.

La conciencia como Cámara Legislativa nos dice en forma natural y espontánea todo lo que hay que obedecer, cumplir y guardar.

La Biblia habla de tres tipos de conciencia.

 CONCIENCIA INFANTIL

La primera conciencia es la infantil. La conciencia que recibimos al nacer. Es más o menos limpia, abierta a las cosas de Dios, no hay un compromiso directo con el pecado, es impresionable y moldeable, es como un libro en blanco para ser escrito.

La conciencia infantil está libre de: odio, pasiones, ira, venganza y enemistad.

Sobre esta conciencia dice la Biblia en Proverbios 22: 6, “Enséñale  al niño a sujetarse siempre al buen camino, y cuando sea  mayor siempre permanecerá en él”.

En la conciencia infantil aunque hay caprichos, rabietas, niñerías e inmadurez hay mucho temor de Dios, respeto, pesar por hacer lo malo, vergüenza, deseos de perdón.

Por eso Jesús dijo: “Si no fuereis como un niño, no entrareis en el reino de los cielos”.

 CONCIENCIA REBELDE

La segunda conciencia que reconoce la Biblia es la conciencia corrompida, rebelde, contenciosa y culpable.

 

Cuando se pierde la pureza de la conciencia se cae en el odio, la sensualidad, la burla, la hipocresía, la falsedad, la rebelión, los pleitos y las disensiones

En la conciencia corrompida no hay mucho interés por Dios, las cosas sagradas ya no son importantes, hay poco remordimiento, el mundo es encantador, las pasiones dominan y controlan.

 LA CONCIENCIA CAUTERIZADA O POSEIDA

El tercer estado de la conciencia es el peor. Cuando la mente no se disciplina y permanece mucho tiempo en rebelión y rechazo del bien, la conciencia cruza la frontera y cae en lo que la Biblia llama: cauterización y posesión.

 

El término “Conciencia cauterizada” aparece una sola vez en la Biblia. En 1 Timoteo 4:2

Continuará…




ÚNETE A LA COMUNIDAD MANAPDC

¿Tienes alguna pregunta para nosotros?
Te queremos escuchar. Estás en familia.

ESCRIBENOS