Jovenes

 

 

HÉROES DESCONOCIDOS 7

2021-09-09 Por: Pr. Juan Estrada 40

Caleb

Durante el recorrido del pueblo de Israel por el desierto, siempre pusieron en duda la misericordia de Dios, se revelaron y se hicieron dioses ajenos, a pesar de eso Dios no los desecho.

En una ocasión Moisés, el líder del pueblo envió doce espías para que recorrieran la tierra que Dios le había prometido, cuando regresaron, informaron al pueblo que en verdad en aquellas tierras había abundancia, y que todo era como Dios les había dicho, todo es bueno ¡pero! “…El pueblo que habita esa tierra es fuerte, y las ciudades muy grandes y fortificadas…” y las naciones se extienden a lo largo de la tierra desde el mar hasta el Jordán, desde el Neguev hasta el monte y su informe no terminaba allí, continuaron diciendo: “…No podremos subir contra aquel pueblo, porque es más fuerte que nosotros. Y hablaron mal entre los hijos de Israel, de la tierra que habían reconocido, diciendo: La tierra por donde pasamos para reconocerla, es tierra que traga a sus moradores; y todo el pueblo que vimos en medio de ella son hombres de grande estatura. También vimos allí gigantes, hijos de Anac, raza de los gigantes, y éramos nosotros, a nuestro parecer, como langostas; y así les parecíamos a ellos.”  (Números 13: 28; 31-33). Este fue el informe de diez espías.

Los otros dos espías, uno se llamaba Josué hijo de Nun y Calem hijo de Jefone; estos dos jóvenes habían visto lo mismo que sus compañeros. Ante la negatividad del informe y el desánimo del pueblo, Caleb quería que se armaran de valor y subieran contra aquellas naciones y tomaran posesión de la tierra. Sus palabras casi le cuestan una lapidación. Por aceptar la parte negativa del informe y revelarse contra el Señor, le costó al pueblo cuarenta años de vagar por el desierto y toda aquella generación no entró en la tierra prometida, con excepción de Josué y Caleb.

En Caleb siempre hubo un espíritu diferente a los de sus compatriotas, siempre estuvo del lado del Señor a pesar de las circunstancias en que él viviera, su fe en Dios era grande y sabía que con Él podría alcanzar la victoria.

De todos los que salieron de Egipto, solo dos personas entraron a la tierra prometida. Y así se cumplió la palabra del Señor, cuando dijo “Vosotros a la verdad no entraréis en la tierra, por la cual alcé mi mano y juré que os haría habitar en ella; exceptuando a Caleb hijo de Jefone, y a Josué hijo de Nun.” (Números 14: 30 NVI).

Ante ciertas circunstancias de la vida ¿Cómo miras la situación? a veces se usa la analogía del vaso con agua, si esta medio lleno o medio vacío. Todo depende de la actitud. No hay nada que temer a lo que vendrá más adelante, si estas en las manos de Dios, estarás seguro y recibirás las promesas que se te ofrecieron.

La próxima semana continuaremos…




ÚNETE A LA COMUNIDAD MANAPDC

¿Tienes alguna pregunta para nosotros?
Te queremos escuchar. Estás en familia.

ESCRIBENOS