Salud Mental

 

 

HIPNOSIS, MENTE Y CONCIENCIA 5

2016-07-01 Por: Pr. Efraín A. Sánchez (1943-2015) 8

En la convención anual de psiquiatría celebrada en Atlanty City, New Jersey, ante 4500 médicos, profesionales de la salud mental. El Dr. Harold Rossen, de la Universidad John Hopkins declaró que todo el que juega con hipnotismo está jugando con dinamita.

Cuando se intenta ayudar a pacientes con un cuadro esquizofrénico, la hipnosis en vez de curar, agrava, acelera o empeora la condición mental del individuo.

Para que constatemos lo peligroso del trance hipnótico, les cito del mismo Dr. Rossen, acerca del informe anual a la convención de psiquiatría en Estados Unidos:

“En los últimos siete años he tenido que internar en casas de alienados mentales a ocho de los más distinguidos hipnotizadores con que cuenta la profesión médica en Estados Unidos. En estos últimos siete años les informo que por lo menos, atiende mensualmente a 3 médicos que pretenden curar con la hipnosis”.

Por otra parte, el hipnotismo visto desde el punto de vista religioso, no solamente es un peligro, es una  negación abierta de nuestra fe y nuestra confianza en Dios.

En el conocido libro: “El ministerio de curación” escrito por Elena de White dice en las páginas 186 – 187: “No es el propósito de Dios que ser humano alguno someta su mente y su voluntad al gobierno de otro para llegar a ser instrumento pasivo en sus manos. Nadie debe sumergir su voluntad en la del otro. Nadie debe considerar a ningún ser humano como la fuente de su curación. Solamente se debe depender de Dios… Satanás procura echar por tierra este principio y alienta e induce a los seres humanos a confiar y depender de otros hombres para sanarse… por muy inofensivo que aparenta ser la hipnosis, si se aplica a los pacientes en vez de restaurarlos: los destruye”.

La misma autora en su libro “Mente, carácter y personalidad” en la página 734 del tomo 2: dice que la mente que se someta y se entregue a otra, sufrirá daños de los cuales nunca se recuperará, se podrá sentir un alivio temporal, pero la mente de la persona dominada nunca más será tan fuerte y digna de confianza.

El que creó la mente del hombre sabe lo que la mente necesita. Dios es el único que puede sanar.

Volviendo al tema de la inconsistencia de la hipnosis: Es bueno que aún los mismos médicos que trabajan con la hipnosis, reconocen sus limitaciones y su ineficacia.

Por ejemplo: D. H. Rawcliffe en su obra “Ilusiones y desilusiones del ocultismo, dice: “Aunque los efectos terapéuticos de la sugestión hipnótica son considerados notables, todo resulta efímero, puesto que las excesivas tenciones nerviosas básicas que producen los síntomas no son eliminadas”.

La misma opinión la sostiene la Dra. Marie Beinon Ray, una veterana de la psiquiatría y el hipnotismo. En su libro: “Revelaciones de la psiquiatría”, dice: “Los resultados de la hipnosis hasta cierto punto son engañosos. Los pacientes que creemos sanar, al cabo de un tiempo recaen y a veces con mayor intensidad. El hipnotismo no elimina la raíz de los traumas.

Otro punto que vale la pena considerar es la auto hipnosis.

¿Qué es la auto hipnosis? Es la capacidad que tienen algunas personas de producirse ellas mismas un trance hipnótico. Es decir, se auto hipnotizan. Esto se puede lograr en forma espontánea, y por su propia voluntad, pero la mayoría de los casos ocurre cuando un médico hipnotista le da la orden a su paciente de que en un determinado momento se pueda auto hipnotizar. En este caso estamos hablando de una variación considerada altamente peligrosa y devastadora para la mente.

Las actuales estadísticas confirman que son los mismos hipnotizadores quienes se auto hipnotizan con el fin de aliviar sus propias angustias. Es una forma efímera y engañosa de huir de la realidad.

La práctica de auto hipnotizarse es muy antigua, se veía con mucha frecuencia en los magos hindúes y el ocultismo egipcio.

En la ya citada convención anual de psiquiatría celebrada en Atlantic City, New Jersey, se analizaron casos especiales de auto hipnosis los cuales fueron declarados casos de extremo cuidado.

Se clasificó la auto hipnosis como casos severos de psicodependencia y drogadicción.

La auto hipnosis es altamente peligrosa por su connotación ocultista. El sujeto está solo, depende de concentraciones personales y una vez solo y en trance, nadie puede predecir qué puede pasar con él.

Se han registrado casos de paranoia, alucinaciones y pérdida de la razón.

Continuará…




ÚNETE A LA COMUNIDAD MANAPDC

¿Tienes alguna pregunta para nosotros?
Te queremos escuchar. Estás en familia.

ESCRIBENOS