Niños

 

 

UN VIAJE 1

2020-12-13 Por: Pr. Juan Estrada 35

Un día en Nazaret se escuchó la trompeta del mensajero, este mensaje decía: “El emperador Augusto César ha decretado que: Todas las personas deben de empadronarse en su pueblo de origen”. Qué mensaje más extraño, todos tenían que ir a su pueblo de nacimiento, José quién era el marido de María, había nacido en Belén de Judea, pues él era descendiente del linaje de David.

Así que José y María emprendieron el viaje rumbo a Belén, el único problema era que María estaba embarazada, así que el viaje no sería fácil. José y María hicieron el viaje con todo lo necesario, juntos empezaron el camino a un buen paso, aunque llevaban prisa, iban a buen ritmo. Caminaron junto a otros peregrinos que también iban a su pueblo natal, todos iban a empadronarse para cumplir el decreto que había sido dado por el emperador Augusto César. Pronto se veía el destino final, Belén de Judea, allí sería el lugar donde ellos pedirían posada.

Sabes el viaje que hicieron los padres de Jesús no fue fácil, esto lo habían hecho para que se cumpliese las profecías sobre el nacimiento del hijo de Dios, pues ellas marcaban donde debería de nacer el hijo de Dios, ese lugar era Belén y que sería descendiente del rey David. Gracias al decreto, Jesús pudo nacer en Belén, y José su padre al ser descendiente de David, cumple también la promesa que Jesús era descendiente de David. Dios cumple sus promesas y sus profecías en su momento y en su tiempo, de esta manera nos demuestra que tiene aún el control del mundo.

Recuerda el versículo de hoy: “Pero de ti, Belén Efrata, pequeña entre los clanes de Judá, saldrá el que gobernará a Israel; sus orígenes se remontan hasta la antigüedad, hasta tiempos inmemoriales.” Miqueas 5: 2 NVI.




ÚNETE A LA COMUNIDAD MANAPDC

¿Tienes alguna pregunta para nosotros?
Te queremos escuchar. Estás en familia.

ESCRIBENOS