Familia

 

 

LOS MUERTOS NADA SABEN

2020-10-27 Por: Pr. Juan Estrada 31

Una de las tradiciones más antiguas de la humanidad, es honrar a los muertos. Esta tradición tiene diferentes formas en las culturas alrededor del mundo, la iglesia tradicional la ha adoptado como una fiesta religiosa, en la cual se honra la memoria de la persona fallecida. En algunas culturas se cree que las personas que han muerto vuelven en una fecha específica cómo es el día de los muertos.

En distintos países esta tradición se celebra en familia, por ejemplo, en México, existe una gran celebración en el día de los muertos, las familias preparan altares con fotografías de la persona fallecida y preparan los alimentos que le gustaban a la persona en vida y cree que esta persona vuelve de la muerte para comer esos alimentos. En Japón se celebra de una forma distinta, ellos encienden farolillos y los ponen sobre las aguas de los ríos o los lagos, para que estos sean llevados por la corriente y de esta manera les indiquen el camino a los muertos. Pues consideran que la luz es primordial para iluminar el camino de los muertos.

¿Qué dice la Biblia sobre los muertos? Dios es consciente que la pérdida de un ser querido es un dolor que no se puede comparar, tras esta entra el periodo del duelo donde se afrenta la perdida, la situación la viven los que están en vida, la persona que ha muerto ya no es nada. El enemigo utiliza el engaño para hacer creer que el alma de su familiar está divagando o se está purgando o que quiere transmitirles un mensaje a los vivos. Pero la realidad es que cuando una persona muere el alma o el soplo de vida regresa a Dios, pues es su propiedad, dice Ezequiel sobre Dios “Sepan que todas las vidas me pertenecen” (Ezequiel 18: 4); Salomón lo expresa de esta manera “…el espíritu volverá a Dios, que es quien lo dio” (Eclesiastés 12: 7). Por lo tanto, el alma no anda divagando, pues esta ha regresado a Dios su creador.

Otro concepto que menciona la Biblia sobre este tema es que los muertos no tienen ninguna relación con los vivos, la parte material del cuerpo tiene una desintegración por completa, pues “volverá entonces el polvo a la tierra, como antes fue…” (Eclesiastés 12: 7); Porque polvo eres, y al polvo volverás (Génesis 3: 19). A través de la inspiración divina Salomón Escribió: “pero los muertos no saben nada ni esperan nada, pues su memoria cae en el olvido. Sus amores, odios y pasiones llegan a su fin, y nunca más vuelven a tener parte en nada de lo que se hace en esta vida” (Eclesiastés 9: 5-6), este versículo da evidencia sobre el estado literal de los muertos, ellos ya no forman parte de la vida de los vivos, ellos ya no existen, sólo queda el recuerdo en la mente de los vivos.

Por difícil que sea aceptar la muerte de un ser querido, Dios nos ha dado la esperanza de volver a verlo, no en esta vida, sino en la venidera.




ÚNETE A LA COMUNIDAD MANAPDC

¿Tienes alguna pregunta para nosotros?
Te queremos escuchar. Estás en familia.

ESCRIBENOS