Familia

 

 

SALUD FINANCIERA 3

2020-11-17 Por: Autorización de Fundación Vivo Sano 19

Pautas para una buena gestión:

  • Analizar de forma diario todos los gastos para poder agruparlos en diferentes conceptos:

Primera necesidad (alimentación, luz, agua, gas),

Gastos necesarios (calzado, vestir, educación, pagos de préstamos, telefonía fija),

Extras (reparaciones y roturas de elementos básicos),

Prescindibles (telefonía móvil, eventos sociales, viajes).

El objetivo es desechar los que son prescindibles y poder hacer comparativa de precios y servicios entre diferentes centros de distribución para los gastos necesarios y poder obtener los productos más económicos. Eliminar los gastos superfluos supone un alivio para la economía doméstica.

   • Ahorrar de forma mensual: en muchos casos la imposibilidad de ahorrar se vincula a la falta de propósito. Es necesario definir la cuantía que se quiere conservar para no integrarla en el presupuesto mensual.

   • Usar correctamente la tarjeta de crédito: el dinero de la tarjeta de crédito es capital prestado por el banco que habrá que devolver con intereses. Es fundamental comprar sólo lo que se pueda pagar. Es imprescindible realizar un seguimiento de todo el dinero gastado con la tarjeta y en la medida de lo posible realizar las compras con la tarjeta de débito ya que permite un uso más responsable, puesto que sólo permite realizar compras y extraer dinero si dispone de saldo.

   • Revisar los seguros y los contratos de suministros para comprobar que entre toda la oferta del mercado es el más económico para las coberturas deseadas.

   • Evitar la contratación de créditos rápidos o mini créditos: son préstamo personal de pequeñas cantidades de dinero para financiar el consumo que se otorga de manera casi instantánea, los plazos de devolución son cortos, los intereses superiores a los del mercado y no es necesario presentar documentación para su concesión, sino tienes la certeza de poder pagar todas las cuotas a tiempo.

   • Exponer la situación económica a toda la familia para que los hijos puedan contribuir a mejorarla siendo conscientes de la necesidad de eliminar gastos prescindibles. Una opción es adjudicarles una cuantía mensual y que ellos gestionen sus gastos.

Las familias que tienen dificultades para llegar a fin de mes representan un conjunto de personas que están en los comienzos de la espiral de vulnerabilidad y cuya seguridad es muy frágil. El último informe de AROPE (At-Risk-Of Poverty and Exclusion)  (5) en España señala que más de la mitad de la población, 57.2% presenta dificultades para cubrir todos sus gastos y que el 26.6 % de la población residente en España ya está en riesgo de pobreza y/o exclusión social. Por tanto, la salud financiera tendría que ser prioritaria para poder garantizar una calidad de vida donde la educación económica pudiera mitigar o paliar la situación actual de insalubridad.

AutoraElia Quiroga

Referencias:

(1) Briceño León, R. De Souza, M. y Coimbra, C. (2002). Bienestar, Salud pública y cambio social. Salud y equidad: una mirada desde las ciencias sociales (pp 15-24). Rio de Janeiro: Editorial Fio Cruz.

(2) Del Real Martín, J. (2012). “Guía de la educación financiera”. https://www.finlit.es/basicos-de-la-educacion-financiera/

(3) Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico   https://www.oecd.org/centrodemexico/laocde/

(4) Garcés, J. (2009). El problema del sobreendeudamiento familiar en España. Análisis social y económico. Informe realizado para la Memoria del Consejo de Consumidores y Usuarios de España (2009).

(5) https://www.eapn.es/estadodepobreza/ARCHIVO/documentos/Informe_AROPE_2018_EL_CONTEXTO_NACIONAL.pdf

www.vivosano.org/salud-financiera/




Autor
Autorización de Fundación Vivo Sano

Más información del autor

ÚNETE A LA COMUNIDAD MANAPDC

¿Tienes alguna pregunta para nosotros?
Te queremos escuchar. Estás en familia.

ESCRIBENOS