Familia

 

 

LA RESPONSABILIDAD 2 / 2

2020-08-11 Por: Pr. Juan Estrada 34

La semana pasada hablamos sobre la responsabilidad de los padres en la educación espiritual de los hijos. Hoy, la pregunta es ¿Cuándo termina la responsabilidad con los hijos? Serás padre toda tu vida, sin importar la edad de tus hijos, siempre verán en ti, un fundamento seguro de lo que ellos han llegado a ser, siempre verán en ti, un ejemplo a seguir en la responsabilidad inculcada a ellos y que ahora ellos transmitirán a sus hijos.

El principio de la responsabilidad de los Padres tiene una continuidad con los hijos de sus hijos. ¿Dónde termina la responsabilidad de los padres? Esa responsabilidad no tiene fin, porque tiene una continuidad eterna. Aunque en el camino se equivoquen y haya errores en la educación, siempre hay una manera para corregirlo y hacerlo mejor. “El bueno dejará herederos a los hijos de sus hijos…” (Proverbios 13: 22), esta frase de Salomón tiene efecto eterno.

No olvidemos que el consejo continuo sobre la fe debe estar presente siempre en los hijos aun cuando sean mayores, se debe ser el motor que mueva sus corazones a una continua relación con Dios, ya no se tiene la misma influencia de cuando eran niños, pero se puede ser el consejero que necesita su corazón, de esta manera se les fortalece para que ellos puedan fortalecer a sus hijos; la responsabilidad de un padre nunca termina.

De esta misma manera, Dios siempre está presente con sus hijos, y Él sigue siendo un consejero fiel y digno de confianza, sus palabras nunca serán desconsoladoras, al contrario, siempre tendrá las palabras oportunas como para los momentos de angustia como para los momentos de alegría. El corazón de Dios se regocija al ver que sus hijos cumplen con la responsabilidad que les ha sido puesta en sus manos.

Dios quiera que seamos buenos consejeros para nuestros hijos y sus hijos, y sean influencias a través de los años.




ÚNETE A LA COMUNIDAD MANAPDC

¿Tienes alguna pregunta para nosotros?
Te queremos escuchar. Estás en familia.

ESCRIBENOS