Estudios biblicos

 

 

EL CASTIGO A LOS IMPÍOS 2/2

2020-08-10 Por: Pr. Yargel Yepez 42

"Pero el día del Señor vendrá como ladrón en la noche; en el cual los cielos pasarán con grande estruendo, y los elementos ardiendo serán deshechos, y la tierra y las obras que en ella hay serán quemadas” (2 Pedro 3: 10).

ERRÓNEAS CREENCIAS POPULARES  

8. ¿Cuál es la creencia popular acerca del castigo de los impíos? 

R: Se cree en un infierno de fuego eterno. 

9. ¿A qué se refieren las Escrituras entonces cuando hablan de “fuego eterno"?

R: A un fuego que arderá por voluntad de Dios hasta que cumpla totalmente su misión de destruir el mal

“Como Sodoma y Gomorra y las ciudades vecinas, las cuales de la misma manera que aquéllos, habiendo fornicado e ido en pos de vicios contra naturaleza, fueron puestas, por ejemplo, sufriendo el castigo del fuego eterno” (Judas 1: 7). 

Nota - Cristo ya efectuó la purificación de nuestros pecados. Al hacerse efectiva esa purificación en los redimidos se elimina la necesidad del purgatorio.  

10. ¿Qué misión cumplirá el fuego del día final?

R: Purificará la tierra y aniquilará a los malos. 

“Pero el día del Señor vendrá como ladrón en la noche; en el cual los cielos pasarán con grande estruendo, y los elementos ardiendo serán deshechos, y la tierra y las obras que en ella hay serán quemadas. Puesto que todas estas cosas han de ser deshechas, !!cómo no debéis vosotros andar en santa y piadosa manera de vivir, esperando y apresurándoos para la venida del día de Dios, en el cual los cielos, encendiéndose, serán deshechos, y los elementos, siendo quemados, se fundirán! Pero nosotros esperamos, según sus promesas, cielos nuevos y tierra nueva, en los cuales mora la justicia” (2 S. Pedro 3: 10-13). 

11. ¿Qué hay de verdad en la creencia popular respecto a la existencia del purgatorio?

R: La existencia del purgatorio no se re- conoce en las Sagradas Escrituras. Ellas no hacen la más mínima mención de ese supuesto lugar de tormento. 

“Dios, habiendo hablado muchas veces y de muchas maneras en otro tiempo a los padres por los profetas, en estos postreros días nos ha hablado por el Hijo, a quien constituyó heredero de todo, y por quien asimismo hizo el universo; el cual, siendo el resplandor de su gloria, y la imagen misma de su sustancia, y quien sustenta todas las cosas con la palabra de su poder, habiendo efectuado la purificación de nuestros pecados por medio de sí mismo, se sentó a la diestra de la Majestad en las alturas” (Hebreos 1: 1-3).  

CONCLUSIÓN  

Aunque hay un castigo para los impíos, es un castigo justo y misericordioso que pondrá fin al pecado y sus consecuencias. Cristo, al car- gar con nuestros pecados, soportó el castigo que nosotros merecíamos y gracias a que murió por nosotros, pagó nuestra deuda y tiene el derecho a perdonar todos nuestros pecados a fin de que recibamos la vida y no la muerte eterna.  

La próxima semana continuaremos con el Estudio No. 18 LOS SERES ESPIRITUALES Y EL ESPIRITISMO” 




ÚNETE A LA COMUNIDAD MANAPDC

¿Tienes alguna pregunta para nosotros?
Te queremos escuchar. Estás en familia.

ESCRIBENOS