Salud del cuerpo

 

 

8 FACTORES DECISIVOS EN TU SALUD 1

2020-01-11 Por: Autorización de Jóvenes Cristianos.com 26

Durante muchos años, se ha dado la impresión de que los hábitos sanos son aburridos, difíciles de practicar o simplemente poco atractivos. Muchos tienen la idea de que, para llevar un estilo de vida sano, hay que cumplir con una larga serie de “no”.

Sin embargo, afortunadamente no es así. Ocuparse de la salud y adquirir hábitos saludables puede resultar realmente divertido y creativo a la vez. Verdaderamente, se disfruta cambiando a una nueva filosofía de la vida más saludable.

Además de la alimentación, existen otros siete factores naturales que resultan decisivos para la salud. Aplicarlos es muy sencillo. Hacer de ellos la base de un estilo de vida es algo ameno y gratificante.

ALIMENTACIÓN

Los efectos beneficiosos de una alimentación sana, tal como se expone en este libro, se ven potenciados cuando se practican otros hábitos de salud: aire puro, agua, sol, ejercicio físico, reposo, abstinencia de tóxicos y buena disposición mental. Todos ellos forman en conjunto, un formidable programa de vida sana. Practicarlos con entusiasmo hará que esta tierra sea para usted un trocito de cielo.

 En la práctica de un nuevo estilo de vida más saludable y equilibrado, es fundamental la adquisición de buenos hábitos alimentarios. Afortunadamente la naturaleza, con su grandiosa sinfonía de colores, aromas y sabores, nos hace grato el cambio.

La alimentación es el hábito que más influye en nuestra salud. No solo el tipo de comida, sino también el momento y la forma de tomarla, afectan decididamente a nuestro organismo.

AIRE

Se puede vivir durante varias semanas sin comer; varios días, sin agua; pero sin respirar, no podemos vivir más de dos o tres minutos. El oxígeno contenido en el aire resulta imprescindible para que los alimentos se quemen en nuestras células y produzcan la energía necesaria para la vida. Y solo tenemos una forma de conseguir ese oxígeno: respirando.

Hay que respirar bien, profundamente, pero además hay que respirar aire puro. Es importante mantener una buena postura corporal, con el tronco erguido, para facilitar los movimientos de la respiración. Procure que su lugar de trabajo y su dormitorio estén siempre bien ventilados. Recuerde que cuando alguien fuma en un local cerrado, todos los que respiran ese aire viciado están también "fumando".

Es una buena costumbre iniciar el día con unas respiraciones profundas, en un lugar abierto. Aproveche todas las ocasiones que se le presenten para salir al campo y respirar a pleno pulmón. La respiración es la primera función de la vida. Su cerebro, y todo su organismo, funcionarán mejor si usted respira bien un aire lo más puro posible.

Siempre que podamos, hemos de salir al campo y aprovechar la oportunidad para respirar aire puro. Todo el organismo se tonifica después de unas respiraciones profundas.

AGUA

El agua es el disolvente universal de la materia viva. Un 60% de nuestro cuerpo es simplemente agua. Los riñones necesitan agua para poder filtrar la sangre y eliminar las sustancias de deshecho con la orina; nuestro aparato digestivo necesita agua para que las heces no sean demasiado secas y duras, y se produzca estreñimiento; la piel necesita agua para conservarse tersa y sana; y hasta los huesos deben contener una adecuada proporción de agua para mantener su elasticidad y dureza.

Necesitamos agua por fuera (para la higiene corporal) y agua por dentro. Procure beber cada día, al menos seis vasos de agua entre las comidas (en verano más). Beba dos vasos de agua en ayunas, procurando que no esté muy fría. Eso limpiará su estómago de la mucosidad que se produce durante la noche. Beba uno o dos vasos más de agua antes de la comida principal del mediodía, y otros dos por la tarde. Prefiera el agua a cualquier otra bebida.

El uso abundante del agua, tanto por fuera como por dentro, es un buen hábito de salud que puede prevenir e incluso contribuir a la curación de muchas enfermedades.

El agua, aplicada por fuera, tiene además un gran poder curativo, conocido desde muy antiguo. Las tecucas de hidroterapia, ya sea aplicada en un balneario o en casa, como son los chorros, las envolturas, la sauna o los diferentes tipos de baños, pueden resolver, o cuando menos, aliviar muchas dolencias. Recurra al agua tanto como pueda, aunque solo sea de vez en cuando, para darse un baño caliente con esencias por la noche, y relajarse antes de ir a dormir.

EL SOL

El sol es la principal fuente de energía para nuestro planeta. La luz solar resulta imprescindible para la vida y para la conservación de la salud. Gracias a ella, se produce en la piel la vitamina D. La radiación ultravioleta de la luz solar actúa como desinfectante, capaz de destruir numerosos gérmenes patógenos. Además, estimula todos los procesos vitales y tonifica el organismo. Donde entra el sol, hay vida y salud. Se ha comprobado que, en las épocas de invierno, cuando se pasan días enteros sin ver el sol, aumenta la frecuencia de las depresiones nerviosas.

El sol se ha de tomar con cierto control, debido a que la capa de ozono que cubre la tierra, y que filtra los rayos solares (especialmente los ultravioleta), se halla en proceso de disminución. De ahí que resulte más intensa la radiación solar que recibimos actualmente en la superficie de la tierra. Nunca ha sido conveniente, pero ahora menos, el pasar largas horas exponiendo todo el cuerpo al sol.

Continuará…

www.jovenes-cristianos.com/area-cientifica/salud-alimentacion/8-factores-decisivos-en-tu-salud.html




Autor
Autorización de Jóvenes Cristianos.com

Más información del autor

ÚNETE A LA COMUNIDAD MANAPDC

¿Tienes alguna pregunta para nosotros?
Te queremos escuchar. Estás en familia.

ESCRIBENOS