Estudios biblicos

 

 

EL NUEVO NACIMIENTO 2/2

2019-12-23 Por: Pr. Yargel Yepes 27

“No te maravilles de que te dije: Os es necesario nacer de nuevo” (Juan 3: 7).

5. ¿Cuál será el resultado?

 a.  Recibiremos el perdón de Dios.

Si confesamos nuestros pecados, él es fiel y justo para perdonar nuestros pecados, y limpiarnos de toda maldad” (1 S. Juan 1: 9).

          b.  Seremos “nuevas criaturas”. 

De modo que, si alguno está en Cristo, nueva criatura es; las cosas viejas pasaron; he aquí todas son hechas nuevas”. (2 Corintios 5: 17).

6. ¿Qué significa “nacer de nuevo”?

R: Tener un corazón nuevo, una mente nueva, una nueva disposición y una meta nueva: La vida eterna.

Esparciré sobre vosotros agua limpia, y seréis limpiados de todas vuestras inmundicias; y de todos vuestros ídolos os limpiaré.  Os daré corazón nuevo, y pondré espíritu nuevo dentro de vosotros; y quitaré de vuestra carne el corazón de piedra, y os daré un corazón de carne.  Y pondré dentro de vosotros mi Espíritu, y haré que andéis en mis estatutos, y guardéis mis preceptos, y los pongáis por obra” (Ezequiel 36: 25-27).

7. ¿Con qué frecuencia debe repetirse esa experiencia?

R: Diariamente

Os aseguro, hermanos, por la gloria que de vosotros tengo en nuestro Señor Jesucristo, que cada día muero (1 Corintios 15: 31).

8. ¿Por qué debiéramos preocuparnos por ser desde hoy “nuevas criaturas”?

R:

a.      Porque la vida es efímera. 

cuando no sabéis lo que será mañana. Porque ¿qué es vuestra vida? Ciertamente es neblina que se aparece por un poco de tiempo, y luego se desvanece” (Santiago 4: 14).

b.      Porque quien dilata una decisión corre peligro.

Así, pues, nosotros, como colaboradores suyos, os exhortamos también a que no recibáis en vano la gracia de Dios. Porque dice: En tiempo aceptable te he oído, Y en día de salvación te he socorrido. He aquí ahora el tiempo aceptable; he aquí ahora el día de salvación” (2 Corintios 6: 1-2).

CONCLUSIÓN

9 ¿De qué goza el que escucha el llamado del Señor y permite que él transforme su vida?

R: De inmensa paz, que sólo Dios otorga.

“Justificados, pues, por la fe, tenemos paz para con Dios por medio de nuestro Señor Jesucristo” (Romanos 5: 1).

REFLEXIÓN PERSONAL

Me propongo, como el hijo pródigo, dar los pasos necesarios para recorrer el camino de regreso al hogar de mi Padre celestial.

La próxima semana continuaremos con el Estudio No. 8 “LA FE Y LA ORACIÓN”




ÚNETE A LA COMUNIDAD MANAPDC

¿Tienes alguna pregunta para nosotros?
Te queremos escuchar. Estás en familia.

ESCRIBENOS