Devocionales

 

 

VIVAMOS POR FE

2019-11-25 Por: Carolina Raquel Godines Fragoso 18

"Porque en el Evangelio la justicia de Dios se revela por fe y para fe, como está escrito: Mas el justo por la fe vivirá" (Romanos 1: 17 RV 1960).

En el año 2017 se cumplieron 500 años de la Reforma Protestante. En octubre de 1517, Martín Lutero publicó sus 95 tesis, punto de partida de un movimiento que fue origen de profundos cambios espirituales y políticos.

Martín Lutero, fue un teólogo y fraile católico agustino que comenzó e impulsó la reforma religiosa en Alemania. Lutero se caracterizó por exhortar a que la iglesia Cristiana regresara a las enseñanzas originales de la Biblia, impulsando con ella una restructuración de las iglesias cristianas en Europa.

Una verdad simple y bíblica, cambió la vida de ese monje. Fue la constatación de que la justicia de Dios pudo hacerse justicia de los pecadores, y que eso podía pasar solo por medio de la fe. Martín Lutero encontró la verdad en el verso de hoy, él siempre había visto "la justicia de Dios" como un atributo del soberano Señor  y que no era un atributo que los pecadores podrían poseer.

La justificación es gratuita, el pecador aunque quiera no la puede comprar, y mucho menos venderla o intercambiarla.  Es una ofensa a Dios, pensar que con una pobre, triste, gastada y vieja moneda podemos tratar de comprar los tesoros del cielo. Sin importar lo mucho que nos esforcemos, nuestra obediencia nunca será perfecta, pero gracias al sacrificio de Cristo en la cruz, el rescate pagado por el pecador fue completamente aceptado por el Padre,  por lo tanto ahora nosotros somos justos delante de Dios, hemos quedado sin castigo.

Un Cristiano justificado, movido por el agradecimiento, decide con gozo y por voluntad propia obedecer la ley de Dios. Al ser transformados, la ley de Dios es nuestra norma de comportamiento; pues nos revela cuál es nuestra situación espiritual ante el Cielo. Es por Cristo y a través de su sangre, que tenemos la preciosa fe que nos trae la bendición del perdón y conciliación con el Padre.

Que tu oración este día sea: Señor, cúbrenos con la justicia de tu hijo, y que tu Gracia nos capacite para obedecer tu voluntad expresada en tu Santa Ley. Amén

Bendiciones




ÚNETE A LA COMUNIDAD MANAPDC

¿Tienes alguna pregunta para nosotros?
Te queremos escuchar. Estás en familia.

ESCRIBENOS