Matrimonios

 

 

HOMBRE Y MUJER POR IGUAL

2019-11-20 Por: Pr. Juan Estrada 21

El relato de la creación del hombre y la mujer exhibe la complementariedad entre el hombre y la mujer, en Génesis 1: 26-31 se describe la creación del hombre como un hecho importante de los eventos de la creación, Dios forma al hombre con el propósito de enseñorearse sobre la creación, de tener autoridad sobre todo lo creado antes de él, su estadía en la tierra era para llevar un orden en la naturaleza. Dios había designado roles claros a cada parte de la creación; la hierba seria alimento de todo ser creado (Génesis 1: 30), y toda fruta y semilla era para alimentar al hombre y a la mujer, el hombre y la mujer deberían multiplicarse para mantener el control de la creación.

En los textos de Génesis no se prescriben funciones de privilegio entre el hombre y la mujer, se da un trato igualitario de parte de Dios hacia el hombre y la mujer; al bendecir Dios a la primera pareja (Génesis 1:28), da unas indicaciones importantes dentro del principio plural e igualdad.

·                     Creced.

·                     Multiplicaos.

·                     Poblad la tierra.

·                     Controlad la creación.

·                     Dominad.

Al crear Dios a la humanidad (Génesis 1: 26), varón y mujer los creo (Génesis 1: 27), la palabra hebrea utilizada para hombre es Adam, no se designa a género masculino o femenino, sino que asigna a una generalización que vendría a ser el humano.

Ante este principio fundamental de igualdad entre ambos géneros creados por Dios, encontramos algunos comentarios que respaldan una interpretación incorrecta del texto de Génesis 1 y 2, donde declaran que hay indicaciones de superioridad natural y jerárquica del varón sobre la mujer; es como una subordinación de la mujer al varón establecida por Dios mismo desde la creación.

Este argumento declara que el hombre fue creado primero y que existe una prioridad cronológica indiscutible, dando al hombre una superioridad natural indiscutible.

Ante este argumento, podemos resumir que, si lo que esta creado antes tiene superioridad a lo creado después, podemos resumir que el polvo llega a ser superior al hombre, así como los animales son superiores al hombre dado a que han sido creados antes que él.

Es bueno tener claro que el contexto del relato de Génesis denota una igualdad y reciprocidad, no habiendo ningún argumento en los textos que determine una superioridad, no hay nada que determine la idea de que el hombre es primero en todo, ni la mujer es el punto culminante o la coronación de la creación.

Otro de los argumentos para demostrar la superioridad, es que la mujer fue creada para ser una ayuda idónea para el hombre (Génesis 2: 18), el término ayuda idónea, supone una relación en que la persona que ayuda es inferior a la persona ayudada. Si la mujer hubiese sido creada con ese fin, la naturaleza misma de la ayuda presupone sumisión (S. Bachiochi).

Para contrarrestar esta idea, podemos mencionar que el uso de la palabra “ayuda” es mencionada 27 veces en el Antiguo Testamento, no haciendo referencia a la subordinación, 17 de las veces que es usada hace referencia a la ayuda de Dios hacia el hombre. Podemos decir que la ayuda idónea se enfoca a una ayuda complementaria entre ambas partes, es la necesidad de la asistencia mutua.

Otra de las características importantes de igualdad entre hombre y mujer, es el hecho que la mujer fue creada a partir de una costilla del hombre (Génesis 2: 21). “Eva fue creada de una costilla tomada del costado de Adán, esto significa que no debía dominarle como cabeza, ni tampoco debía ser humillada y hollada bajo sus plantas como ser inferior, sino más bien estar a su lado como su igual, para ser amada y protegida por él. Siendo parte del hombre, hueso de sus huesos y carne de su carne, ella era su segundo yo” (White, PP. p 26,27).

Al tomar Dios del hombre la costilla para formar a la mujer (Génesis. 2: 23), se aclara por completo la igualdad en la diferencia. La expresión “Ahora es hueso de mis huesos y carne de mi carne,” indica la identidad de la naturaleza de ambos y la diferencia de género. Por eso dice la biblia fue tomada del varón (ish= varón) y será llamada varona (ishsha= varona, hembra).

Siendo parte del hombre huesos de sus huesos y carne de su carne, ella era su segundo yo. “Por tanto, dejará el hombre a su padre y a su madre, y se unirá a su mujer, y serán una sola carne.” (Génesis. 2:24). Estas características muestran una igualdad entre hombres y mujeres delante de Dios.




ÚNETE A LA COMUNIDAD MANAPDC

¿Tienes alguna pregunta para nosotros?
Te queremos escuchar. Estás en familia.

ESCRIBENOS