Familia

 

 

EL CICLO VITAL DE LA VIDA 7

2019-10-15 Por: Pr. Juan Estrada 25

La base en el desarrollo del pensamiento y educación es el proceso que el padre y la madre han ido transmitiendo a su hijo o hija en su crecimiento, se ha debido formar e inculcar el camino correcto a los hijos para que crezcan, no solo en estatura, sino que pueda crecer también en sabiduría. “Y el niño crecía y se fortalecía, y se llenaba de sabiduría” (Lucas 2: 40).

Dentro del desarrollo de los niños y niñas, todos entran en una de las etapas difíciles, llamada “La adolescencia.” Esta es la etapa en que se deja de ser un niño, pero tampoco es un joven, sino que está empezando a desarrollar ciertos cambios físicos. Además, es un tránsito complicado y difícil que normalmente debe superar para llegar a la edad adulta. Se considera que la adolescencia se inicia antes en las niñas que los niños, entre los 10 y 12 años de edad se hace presente en las niñas y a los 13 años en los varones. Este es el momento en que aparece el periodo de la pubertad, que cambia al individuo con respecto a lo que hasta entonces era su niñez.

Existe una etapa llamada la preadolescencia: es cuando la pubertad comienza por un incremento de producción de hormonas. En los varones, hay producción de la testosterona, estimulando el crecimiento de los genitales, la masa muscular y le vello corporal. En las mujeres, los ovarios comienzan a producir estrógenos, que estimula el crecimiento de los genitales y el desarrollo de los senos. Aunque hombres y mujeres pueden producir ambos tipos de hormonas, las mujeres tienen mayores niveles de estrógenos, mientras que los hombres producen mayor número de andrógenos, en las mujeres la testosterona influye al crecimiento como el de los huesos y el vello púbico y axilar.

Entre otros cambios que existen en el transcurso de la adolescencia, los padres deben ser conscientes de que los hijos necesitan ayuda en algunos puntos de su desarrollo y ser informados correctamente, si quieres que crezca en sabiduría y entendimiento, cada uno debe vigilar la conducta extraña y los patrones anormales de los hijos.

Y para los hijos adolescentes, todos sabemos que es una etapa difícil, pero siempre ten en cuenta los consejos de tu padre y de tu madre, recuerda el proverbio que dice: “Oye, hijo mío, la instrucción de tu padre, y no desprecies la dirección de tu madre” (Proverbios 1: 8).

Continuará...




ÚNETE A LA COMUNIDAD MANAPDC

¿Tienes alguna pregunta para nosotros?
Te queremos escuchar. Estás en familia.

ESCRIBENOS