Devocionales

 

 

CONFIANZA EN JEHOVÁ

2019-09-27 Por: Martha García 22

“Jehová es mi luz y mi salvación¸ ¿de quién temeré? Jehová es la fortaleza de mi vida; ¿de quién he de atemorizarme?   (Salmos 27: 1).

Cuando hay luz   puedes caminar confiando en que tus ojos ven el camino que debes tomar, que debes seguir, esquivando los peligros que te encuentras en el.  Dios te dice que es tu luz y tu salvación. Su palabra dice “Lámpara es a mis pies tu palabra y lumbrera a mi camino” (Salmos 119: 105), su palabra es la lámpara que iluminará tu diario caminar.

 Cuando meditas en ella, entras en comunicación con Él. Tus pensamientos se conectan con sus pensamientos, y esa relación con Dios te enseña a vivir confiado en que tienes un Padre que se preocupa por ti; cuando eso sucede ¿De qué puedes temer? Su palabra te sigue diciendo que Él es la fortaleza de tu vida, y es maravilloso saber que pase lo que pase, Él está cubriéndote como un escudo, para que nada te alcance. Dios siempre está al control de todo.

Puedes vivir confiado porque Dios al ser tu fortaleza, te esta guardando de aquellos que quieran hacerte mal.  Dios es un Dios de poder, un Dios que sabe lo que te pasa, y lo que te acecha; por eso siempre debes estar atento a su enseñanza. Su palabra te sigue diciendo: “Cuando se juntaron contra mí los malignos, mis angustiadores y mis enemigos, para comer mis carnes, ellos tropezaron y cayeron” (Salmo 27: 2).

“Aunque un ejército acampe contra mí, no temerá mi corazón; Aunque contra mí se levante guerra, Yo estaré confiado” (Salmo 27: 3).  Que privilegio saber que puedes estar resguardado en la fortaleza que es Jehová, que pase lo que pase en este mundo, estás protegido en la fortaleza que es Él, puedes vivir confiado de que Dios siempre cumple su promesa. Búscalo en oración, búscalo en la meditación de su palabra, porque su palabra es verdad, y cuando aprendas a vivir conforme a lo que Él te enseña en ella, nada habrá de atemorizarte.

Que el día de hoy tu oración sea: Querido Señor, gracias por ser mi Padre Celestial, gracias por ser mi fortaleza, tu palabra me hace vivir confiado en ti, sé que esta confianza solo va a ir creciendo en la relación que tenga contigo diariamente, enséñame a depender de ti, que todo lo que haga sea dirigido por ti, ilumina mi camino para tomar decisiones correctas, enséñame a conocerte mejor, para poder decir ¿De quién he de atemorizarnos? Si tu estas al control de todo.  Todo esto te lo ruego en el nombre precioso de Jesús, Amén.




ÚNETE A LA COMUNIDAD MANAPDC

¿Tienes alguna pregunta para nosotros?
Te queremos escuchar. Estás en familia.

ESCRIBENOS