Estudios biblicos

 

 

LA FAMILIA Y LA ORACIÓN 3/3

2019-09-16 Por: Pr. Efraín A. Sánchez (1943-2015) 28

"Con todo, yo me alegraré en Jehová, y me gozaré en el Dios de mi salvación"  (Habacuc 3: 18)

Es preciso mencionar, que una terrible tribulación nos está acechando al acércanos a los tiempos finales de la historia, y ahora es el tiempo para crear el hábito y la costumbre de orar, “Buscad a Jehová mientras puede ser hallado, llamadle en tanto que está cercano. Deje el impío su camino, y el hombre inicuo sus pensamientos, y vuélvase a Jehová, el cual tendrá de él misericordia, y al Dios nuestro, el cual será amplio en perdonar.” (Isaías 57: 6-7).

¿Cuál debe ser nuestra actitud hacia la oración? Para que nuestras oraciones sean efectivas y lleguen ante el trono de la gracia, debemos seguir las normas o pautas que las Escrituras nos dejan de forma clara.

Primero. Debemos recordar que somos pecadores, y que necesitamos la sangre de Jesucristo para ser perdonados y limpiados, el sabio Salomón escribió: “El que encubre sus pecados no prosperará; más el que los confiesa y se aparta alcanzará misericordia” (Proverbios 28: 13);   “Si en mi corazón hubiese yo mirado a la iniquidad, El Señor no me habría escuchado” (Salmo 66: 18), el salmista escribe al acercarnos a Dios, logramos que seamos perdonados de toda iniquidad, impureza y maldad por medio de la sangre de Jesucristo.

Segundo. Debemos sacar de nuestro corazón todo odio, rencor y resentimiento hacia los demás, perdona y olvida lo que te hayan hecho. La Biblia dice: “Porque si perdonáis a los hombres sus ofensas, os perdonará también a vosotros vuestro Padre celestial; más si no perdonáis a los hombres sus ofensas, tampoco vuestro Padre os perdonará vuestras ofensas” (Mateo 6: 14-15), si aprendemos a perdonar, nuestras oraciones no tendrán ningún impedimento para ser presentadas delante de Dios.

Tercero. Debemos mantener siempre abierto nuestro corazón a Dios, para aprender, obedecer y seguir cada día la luz que Dios nos da; un corazón abierto para recibir lo que Dios quiere darnos. “El que aparta su oído para no oír la ley, su oración también es abominable” (Proverbios 28: 9).

Cuarto. Aunque aparentemente no se reciba una respuesta de Dios, no se debe permitir que caiga la fe y la confianza en el Dios del cielo, algunas respuestas de Dios vienen más tarde, porque la misericordia de Dios espera un momento mejor para dar más bendiciones de las que se piden. “Pacientemente esperé a Jehová, y se inclinó a mí, y oyó mi clamor. Y me hizo sacar del pozo de la desesperación, del lodo cenagoso; Puso mis pies sobre peña, y enderezó mis pasos. Puso luego en mi boca cántico nuevo, alabanza a nuestro Dios. Verán esto muchos, y temerán, y confiarán en Jehová.” (Salmo 40: 1-3). La demora de Dios, siempre resulta ser una mayor bendición, “Aunque la higuera no florezca, ni en las vides haya frutos, aunque falte el producto del olivo, y los labrados no den mantenimiento, y las ovejas sean quitadas de la majada, y no haya vacas en los corrales; con todo, yo me alegraré en Jehová, y me gozaré en el Dios de mi salvación. Jehová el Señor es mi fortaleza, el cual hace mis pies como de ciervas, y en mis alturas me hace andar.” (Habacuc 3: 17-19)

La única manera de tener vida espiritual es a través de la oración. Si practicamos en el hogar la oración sincera, llena de devoción y fervor, entonces los hijos serán enternecidos y el carácter de cada miembro de la familia será ennoblecido, los sentimientos de pureza, amor y devoción alcanzarán su máxima expresión.

“Conságrate a Dios todas las mañanas; haz de esto tu primer trabajo. Sea tu oración: "Tómame ¡oh Señor! como enteramente tuyo. Pongo todos mis planes a tus pies. Úsame hoy en tu servicio. Mora conmigo y sea toda mi obra hecha en ti". Este es un asunto diario. Cada mañana conságrate a Dios por ese día. Somete todos tus planes a Él, para ponerlos en práctica o abandonarlos según te lo indicare su providencia. Sea puesta así tu vida en las manos de Dios y será cada vez más semejante a la de Cristo” White, CC página 69.

Que el Señor este con cada uno de ustedes.




ÚNETE A LA COMUNIDAD MANAPDC

¿Tienes alguna pregunta para nosotros?
Te queremos escuchar. Estás en familia.

ESCRIBENOS