Matrimonios

 

 

HÁBLAME DE TI

2019-07-10 Por: Pr. Juan Estrada 26

Alguna vez te has preguntado ¿Cuánto conozco a mi pareja? Con esta pregunta no me refiero a saber qué color le gusta o que comida es su preferida, la respuesta a esta pregunta debe tener un fundamento más sólido que esas simples respuestas.

 

Una pareja que se iba a casar, tuvo que hacer un test en el registro civil, para saber cuánto se conocían como pareja y algunas de las preguntas eran las siguientes:

 

¿Cuáles son tus aficiones y las de tu pareja?

¿Dónde viven los hermanos de tu pareja?

¿Qué actividades hacen en común?

¿Cómo es el pijama preferido de tu pareja?

¿Qué comida detesta tu pareja?

¿De qué color quiere las cortinas tu pareja?

¿Qué gustos y aficiones tienen en común?

¿Qué estudios tiene tu pareja y que le gusta más de su profesión?

 

Cuando terminaron el test y salieron del edificio, se preguntaron que habían respondido y se dieron cuenta que algunas respuestas eran diferentes a las suyas.

 

El diccionario define la palabra conocer como: Tener información o conocimientos profundos y con experiencia directa sobre algo. Una parte de la definición expone “el conocimiento profundo.” Uno de los métodos básico más importantes para conocer más a tu pareja es la “Comunicación.”

 

Vivimos en mundo completamente informatizado, donde los teléfonos celulares, el internet y los medios sociales, han desplazado el tiempo de comunicación, antes era muy común quedar con una persona en el parque o cualquier otro sitio para platicar largas horas, donde los gestos, los movimientos y las expresiones daban más sentido a la comunicación, las personas que interactuaban en la conversación conocían a través de las expresiones lo que se decía y como se sentía la otra persona. Una conversación por teléfono no te muestra como es realmente la otra persona, quizá puedas definir su estado de ánimo en el tono de voz, pero no puedes percibir sus expresiones, sus gestos o sus movimientos.

 

La comunicación verbal frente a frente, debe crear en las personas la confianza de poder expresar lo que siente, esta comunicación crea entre ambas personas una cercanía y un interés del uno por el otro. Conocer a la persona a través de la comunicación no es hacerle una entrevista y bombardearla con preguntas. Es saber escuchar lo que la persona dice.

 

Al comunicarnos de forma personal, hemos dicho que se crea un interés mutuo, esta creación de interés, realmente crece en las personas que saben escuchar; a muchas personas no les gusta escuchar y solo quieren hablar.  Conocer a tu pareja no es solo hablar de ti y contarle como eres, este error lo cometen muchas personas, sólo se da a conocer una parte de ambos, porque uno sólo expresa lo que es y como es, mientras que la otra parte no se puede expresar. Con el paso del tiempo llegan los problemas y salen a relucir en ciertas ocasiones frases como:

 

            -Yo no lo sabía.

            - ¿Por qué no me lo dijiste antes?

            -Si lo hubiera sabido, no lo hubiera hecho -dicho, traído-.

            -Nunca me dices las cosas.

            -Te falta sinceridad al hablar.

            -U otras frases que se dicen.

 

Si los años pasan y sientes que no conoces a tu pareja, ha llegado el momento para que se tomen un tiempo, un tiempo de calidad, un tiempo en que puedan estar solos, alejados de todo lo común, un lugar neutro de su relación (por ejemplo, un parque donde se puedan sentar), para empezar a hablar de ustedes, que cada uno exprese sus sentimientos, su forma de ser, sus emociones, sus preocupaciones y sobre todo lo que puedan dar para ser mejores como pareja.

 

Para llegar a conocerse mutuamente es indispensable dejar que ella/él abra plenamente su corazón y exprese con sinceridad lo que es, estando el receptor en modo escucha. Sin dejar de mantener una conversación amable, estable y llena de emociones que gratifiquen el tiempo de calidad que hayan pasado juntos.


Para terminar, quiero dejarles este pensamiento que está en la Biblia, específicamente en 1ª de Corintios 13: 4 “El que ama tiene paciencia en todo, y siempre es amable. El que ama no es envidioso, ni se cree más que nadie.” El amor debe ser el medio por el cual debemos hacer un esfuerzo mayor para reconocer a nuestra pareja. Si eres casado, crea con tu pareja un momento para hablar y conocerse más, si eres joven soltero y estás pensando casarte, dedica más tiempo a hablar con tu pareja, para que se conozcan mejor.




ÚNETE A LA COMUNIDAD MANAPDC

¿Tienes alguna pregunta para nosotros?
Te queremos escuchar. Estás en familia.

ESCRIBENOS