Devocionales

 

 

CIUDADANOS HONORABLES

2019-07-29 Por: Carolina Raquel Godines Fragoso 20

“Todos deben someterse a las autoridades públicas, pues no hay autoridad que Dios no haya dispuesto, así que las que existen fueron establecidas por él. “ (Romanos 13: 1 NVI)

Dice una frase en inglés que hay dos cosas que no se pueden evitar: la muerte y el fisco. A mí me duele mucho el corazón y siento que me sangra el bolsillo cuando llega el momento de pagar mis impuestos. Cuando pienso en devolver a Dios el diezmo, no lo dudo ni me duele, porque estoy agradecida y amo al Señor,  además Él es fiel y provee para mí todo lo que necesito y más. Nunca me faltan sus bendiciones y sé que tiene cuidado de mi. Es obvio que no puedo decir lo mismo del Gobierno, al menos en mi país. Es triste, pero la realidad es que se sirven más los intereses de las personas que lo dirigen, pues reciben los impuestos de millones de ciudadanos, pero nosotros los contribuyentes no recibimos los beneficios que debemos recibir como derecho por nuestras contribuciones. Muchas veces he intentado evadir esa responsabilidad, postergo las declaraciones lo más que puedo y busco por todos los medios facturar todo gasto que efectúe para no pagar altas sumas al fisco.

Sin embargo, siempre resuenan en mis oídos las palabras de Jesús cuando dijo que era necesario darle al César lo que es del César y a Dios lo que es de Dios. También dijo que era necesario obedecer a las autoridades y someternos a ellas. Nuestra calidad moral no se debe limitar sólo a las cosas de Dios, debemos ser ciudadanos ejemplares en esta tierra, para que no haya nada que pueda ser señalado como deshonesto en nuestra vida. Aunque no nos parezca que el Gobierno haga bien su trabajo, confiemos en la providencia de Dios que no nos dejará padecer necesidades ni peligros mientras hagamos lo que nos corresponde hacer.

Que tu oración este día sea: Señor, permite que nuestras vidas sean intachables, que se puedan decir de nosotros las cosas más positivas y loables. Ayúdanos a someternos a tu autoridad y a no faltar a nuestras obligaciones terrenales también. En Jesús, amén.

Bendiciones




ÚNETE A LA COMUNIDAD MANAPDC

¿Tienes alguna pregunta para nosotros?
Te queremos escuchar. Estás en familia.

ESCRIBENOS