Salud Mental

 

 

HIPNOSIS, MENTE Y CONCIENCIA 1

2016-05-01 Por: Pr. Efraín A. Sánchez (1943-2015) 3

“Amarás al Señor tu Dios con todo tu corazón, y con toda tu alma, y con toda tu mente”.  (Mateo 22:37)

Hasta ahora se nos ha presentado el hipnotismo como un arma psicoterapéutica valiosísima que minimiza y cura una gran cantidad de desórdenes.

Hoy se recurre al hipnotismo para drenar las tensiones del estrés y la angustia, aumentar los niveles de la autoestima, bajar de peso, dejar de fumar, superar la impotencia sexual, inhibir el dolor físico, afrontar los traumas del divorcio.

Se usa la hipnosis como terapia coadyuvante en el tratamiento de esquizofrenia y desórdenes bipolares. Pero: ¿Si será verdad todo lo que se dice? ¿Será muy confiable el hipnotismo?

Todos los días se nos dicen maravillas y logros sorprendentes del trance hipnótico o el hipnotismo en general. Lo único que no se publica es sobre los peligros y las mentiras que hay detrás de este viejo recurso psicoparanormal.

Definir satisfactoriamente lo que es el hipnotismo resulta algo difícil ya que cada escuela parapsiquiátrica lo enfoca desde diferentes posturas. No obstante hay características y esquemas que sirven de modelo o patrón en cada procedimiento hipnótico.

Hay que hacer diferencia entre lo que es hipnotismo y lo que es el trance hipnótico.

El hipnotismo es la técnica paranormal que utiliza el hipnólogo para producir un estado o trance hipnótico.

El estado o trance hipnótico se define como un estado muy alterado de la conciencia.

Se llega a este trance cuando la sugestión o la autosugestión tienen la suficiente fuerza para producir un efecto potencializado y exagerado en la mente de la persona.

Al sujeto profundamente hipnotizado puede hacérsele experimentar toda clase de fantasías. Puede obligársele a hacer actos absurdos, bochornosos, indeseables y ridículos.

La persona hipnotizada queda a merced de otra mente y otra voluntad ajena a la suya.

Ahora: anatómica y fisiológicamente ¿Qué ocurre en la mente durante el proceso hipnótico?

Lo primero que capta la psiquiatría es que se manejan fuerzas paranormales y hasta cierto punto misteriosas.

Juan Pavlov, el científico ruso creador de la teoría de “Los reflejos condicionados” interpretó el hipnotismo como un fenómeno psíquico – somático resultante de una excitación concentrada en un punto del cerebro, con inhibición de todos los demás puntos cerebrales.

El fallecido Dr. Franz Volgyesi veterano de la medicina psicosomática, aplicando su teoría “vasomotora”, descubrió que durante el hipnotismo algunas áreas y algunas funciones importantes del cerebro quedan totalmente desconectadas.

Una de esas áreas son los centros anímicos de la corteza cerebral y los centros superiores de la región frontal. Esto quiere decir que las funciones volitivas quedan bloqueadas, interferidas y dirigidas por la mente del hipnotizador.

Aunque se diga que esto se hace con el fin de ayudar al sujeto a salir de su trauma, en la práctica esto es una violación de la personalidad. Es una manipulación de la conciencia.

Las funciones volitivas del cerebro son algo muy privado y sagrado. Las funciones volitivas tienen que ver con nuestra voluntad, con nuestro juicio y criterio personal.

La función volitiva es la que nos dice ¿Qué hacer? Y ¿Qué no hacer? A fin de cuentas es nuestra capacidad de decidir por nosotros mismos. Así que la persona durante el estado hipnótico queda desconectado de la realidad, sin voluntad, sin criterio, sin juicio, sin individualidad, otra persona es la que decidirá por ella.

Bajo esta condición de psicodependencia queda el individuo hipnotizado que a voluntad del hipnotizador podrá: llorar, gatear como un bebe, ladrar, reírse, sentir que se quema, atravesarse alfileres, cantar y hacer todo lo que en su juicio cabal no haría sino condenaría.

El doctor Walfish Spiteri: En su obra “Tratado de Hipnosis Médica”, en la página 175, dice que: La persona hipnotizada es un fiel obediente a toda orden y deber que se le asigne. El sujeto hipnotizado deja de ser una persona con juicio y razón y se convierte en una simple máquina manejada por el antojo de su operador.

Ahora: ¿Es esto bueno? ¿Nos beneficia en algo caer en este estado de demencia temporal? ¿Fuimos creados para caer en este estado anormal y miserable? ¿Se justifica ser hipnotizado?

Continuará…




ÚNETE A LA COMUNIDAD MANAPDC

¿Tienes alguna pregunta para nosotros?
Te queremos escuchar. Estás en familia.

ESCRIBENOS