Matrimonios

 

 

PARA MATRIMONIOS 5

2019-05-08 Por: Pr. Juan Estrada 24

Uno de los momentos más tranquilos de la familia son las vacaciones, son las fechas donde se puede descansar del trabajo y poder pasar momentos en familia con los hijos o con tu pareja, siempre viene bien tomarse unos días o vacaciones cortas, donde puedas pasar tiempo de calidad con tu pareja, ¿Recuerdas  el viaje de novios? ¿Cuáles son los recuerdos que tienen de ese viaje especial? ¿Recuerdas a donde fueron? ¿Cuántos días? ¿Recuerdas como la pasaste en esos días? Seguramente habrán sido días muy bonitos y con recuerdos difíciles de olvidar. ¿Por qué no repetir otro viaje de esa naturaleza?

Aunque el trabajo les agobia y muchas veces no tienen tiempo para su pareja, en el período de vacaciones deben aprovechar para tomar unos días a solas; pedirles a sus padres que se queden unos días con los hijos, o si llegan  los chicos a ir  a un campamento, esto permitirá a la pareja pasar unos días a solas.

Lo que nunca es bueno ni tampoco recomendable es tomar vacaciones separadas, es decir que cada quien elija un destino diferente, eso nunca se debería de hacer, porque como dice la Biblia en 1 Pedro 5: 8 “Su enemigo el diablo ronda como león rugiente, buscando a quién devorar.” Al estar de vacaciones solos, pueden entrar en tentación y muchas veces los malos recuerdos de una relación pueden acarrear problemas a la pareja ya que puede propiciar la infidelidad. El enemigo no descansa y unas vacaciones donde vayas solo puede ser una oportunidad para que el enemigo destruya tu matrimonio.

Recuerda, ya no son dos, ahora son uno, en pensamiento, en planes, en proyectos y también en tomar decisiones para su bienestar mutuo. Es el deseo de Dios que todas las parejas puedan convivir en sana armonía, en compañerismo y sobre todo que haya seguridad en la fidelidad.




ÚNETE A LA COMUNIDAD MANAPDC

¿Tienes alguna pregunta para nosotros?
Te queremos escuchar. Estás en familia.

ESCRIBENOS