Familia

 

 

SANANDO MI FAMILIA 1/5

2016-04-26 Por: Dr. Efrain Duany Jr. 5

“Mas a vosotros los que teméis mi nombre, nacerá  el sol de justicia, y  en sus alas traerá salvación…”   (Malaquías 4: 2)

 

La familia está en crisis. Cada 9 segundos en los EU un niño de secundaria abandona la escuela. Cada 23 segundos una joven madre da a luz un niño, sin haberse aún casado. Cada 4 minutos un niño es arrestado por drogas. Cada 41 segundos un niño o adolescente muere en un accidente automovilístico. Cada 5 horas un niño o adolescente comete suicidio.

 

La familia está en crisis. Para Dios, ver la familia en crisis es devastador. La primera institución que Él creó para traer armonía y felicidad en la sociedad que estaba creando fue el matrimonio. El matrimonio y la familia fueron instituidos por Dios para que sirvieran como el eje del orden social. Génesis 1 y 2 hablan del amor y la armonía que existía en la primera pareja. Pero Génesis 3 habla de la muerte que entró en este mundo producto de la separación que nuestros primeros padres tuvieron de su creador. Cuando ellos se separaron de Dios también se separaron de su prójimo. De la misma forma, tú no puedes vivir separado de Dios y esperar tener relaciones saludables con tu prójimo.

 

El Antiguo Testamento comienza con la creación de la institución matrimonial y termina con un llamado directo y profundo a restaurar esta institución pisoteada por Satanás.

 

Contexto del matrimonio y la familia en los días de Malaquías.

El Libro de Malaquías es un mensaje de Dios a sus hijos rebeldes. Este libro se compara con la carta que Dios le envió a la iglesia de La odisea. De un Dios que quiere salvar a sus hijos rebeldes antes que llegue la destrucción final. En los últimos versículos del capítulo 4, Dios vuelve hacer una última apelación a sus hijos. El capítulo 4 comienza anunciando la destrucción final de todas las cosas. No importa el imperio que hayas construido, todo será destruido, no importa la casa, el carro, los sueños construidos en este mundo, todo será destruido, especialmente los arrogantes e incrédulos. El versículo 2 dice: “pero los que reverencian mi nombre, para los que me adoran nacerá el sol de justicia y traerá sanidad”. Y el versículo 3 vuelve a reiterar la destrucción de los que no se apartaron de sus malos caminos.  El versículo 4 habla sobre la importancia de recordar la Ley de Dios dada en el monte Sinaí y en el 5 y 6 el mensaje final.

 

Malaquías como el Elías de Antaño

“Antes que la destrucción final llegue yo voy a enviar al profeta Elías, dice el Señor”. El versículo uno del capítulo 3, Dios dijo que enviaría a su mensajero, pero no dijo quién era ese mensajero. Pero ahora en el último versículo, Dios reitera y dice: “voy a enviar al profeta Elías antes que llegue el día grande y terrible de Jehová”.  Elías fue un profeta que había ministrado en el momento de mayor apostasía del pueblo de Dios y había traído un reavivamiento al pueblo de Dios. Había hecho un llamado especial al pueblo para que se apartara de la falsa adoración y se consagrara al verdadero Dios. Un mensajero que hizo una obra extraordinaria contra todos los opositores del pueblo de Dios.

 

Antes que venga la destrucción final, Dios promete que enviaría al profeta Elías con una misión especial. Esta misión sería muy importante, ya que nacía en el corazón de Dios. El estaba diciendo, antes que llegue la destrucción, voy a enviar a mi mensajero para que Satanás no destruya lo que hice con tanto amor.

 

La misión no será llevada por Ángeles, sino por un mensajero. Elías será enviado para traer reconciliación entre los padres y los hijos. Dice que Elías hará tornar el corazón de los padres a los hijos y de los hijos a los padres. Elías sería enviado no solo para confrontar una crisis en la adoración a Dios como lo hizo el Elías de antaño sino también una crisis en la institución del matrimonio. Para Dios el matrimonio y la familia son tan importantes que antes de su destrucción el haría una obra de restauración a través de su mensajero para sanar a las familias.

Dios termina diciendo, quiero sanar las familias, el fundamento de la sociedad, quiero traer orden social, pero si esta obra que mi mensajero va hacer, de traer restauración espiritual y familiar, no se logra, Dios termina diciendo, “destruiré el país por completo”. No hay nada más que yo pueda hacer.

 

Una familia nuclear destruida es una nación destruida.

 

 Bibliography

Group, B. (2014, November 13). New marriage and divorce statistics released. https://www.barna.org/barna-update/article/15-familykids/42-new-marriage-and-divorce-statistics-released#.VGT3jL6Twow.

 

Initiative, T. C. (2014, November 13). Moment in America for all children. http://www.thechildrensinitiative.org/didyouknow.ht





ÚNETE A LA COMUNIDAD MANAPDC

¿Tienes alguna pregunta para nosotros?
Te queremos escuchar. Estás en familia.

ESCRIBENOS