Jovenes

 

 

¿POR QUÉ LOS JÓVENES DEJAN LA IGLESIA? 3

2019-01-17 Por: Autorización de Jóvenes Cristianos.com 27

7. La iglesia es muy estricta.

Tony Campolo describe a los muchachos cristianos como aquellos que “¡no toman, no fuman, no mastican y no salen con chicas!” Muchas veces los jóvenes ven las normas de la iglesia como arbitrarias y fuera de moda, hasta pertenecientes a una época ya olvidada.

Un joven describió su adolescencia así:

                                  Mi madre me enseñó a no fumar – y no lo hago

                                     O escuchar chistes colorados – y no lo hago

                          Ella me dijo que no debía pensar en bebidas intoxicantes.

                               A las niñas bonitas no debo mirar – y no lo hago

                Los jóvenes locos andan tras mujeres, vino y canción – y yo no lo hago

                     El quedarse fuera de casa hasta tarde está mal – y yo no lo hago

                                            No beso a las chicas, ni a una sola

                                                      Yo no sé cómo hacerlo

                                 ¡Tú no pensarías que me divierto – y no lo hago! 

Para los adolescentes es como si se nos ha olvidado lo que significa divertirnos – si es que alguna vez lo sentimos. Los líderes tienden a pasar más tiempo en prohibir y no lo suficiente en el lado salvador y libre de las buenas nuevas. 

Cuando se trata de alguien que ha caído – en vez de tratar con ellos como Jesús lo hizo con la mujer en adulterio – la iglesia es casi punitiva. 

Muchas veces olvidando que disciplina proviene de discípulo. La disciplina no debería de significar castigar, pero sí significar en hacer un mejor discípulo.  Recientemente tuve varios talleres donde les enseñé a pastores y a líderes sobre el don de escuchar. En dos ocasiones terminé escuchando a dos jóvenes pastores.

 Dada la oportunidad de contar su historia, los dos se lanzaron en un viaje de dolor que habían sufrido después de haber sido expulsados de escuelas de iglesias. Les tomó varios años antes de regresar a la iglesia, y aún el dolor estaba con ellos. 

El comité de disciplina de la escuela de iglesia se reunió. Parecía ser una formalidad, como en los casos previos, el más reciente siendo el del final del año pasado, unos estudiantes que los habían visto tomando fueron expulsados. El capellán de la escuela hizo algunas investigaciones y encontró que todos los jóvenes que habían sido expulsados el año pasado se habían ido de la iglesia. Las pruebas contra este nuevo grupo eran indiscutibles. Habían sido grabados por una cámara de televisión en un juego deportivo y tenían latas de cerveza para que todos los vieran, y el director sí los vio. 

Obviamente las acciones del año pasado no los acobardó. El capellán intercedió para que los jóvenes se quedaran en la escuela. Fue un camino muy difícil, lleno de críticas, pero al final todos terminaron el año y casi una década después siguen en la iglesia. El fin de la disciplina es el hacer un mejor discípulo del que está del otro lado. 

8. Están atraídos por un estilo de vida diferente. 

Hay una honestidad básica en las generaciones de adolescente y jóvenes adultos. Ellos admiten que hay otros estilos de vida que encuentran interesantes, más de lo que la iglesia les puede ofrecer o de lo que han visto y experimentado en la comunidad cristiana. La adolescencia es una etapa para probar diferentes identidades y para ver si pueden vivir en diferentes “casas de creencias”. 

Hay un interés en los estilos de vida que son presentados en los programas de televisión y por las estrellas de música y del cine. 

9. No tienen verdaderos amigos en la iglesia. 

La falta de amigos en la iglesia es una razón muy grande por la cual no quieren asistir a la iglesia. En un estudio acerca de los valores de los jóvenes, Donald Poterski aseguró que un 90% de los muchachos tenían a la amistad como lo que más valoraban. La amistad es el resistol que pega a los jóvenes a la iglesia. 

Estudios en el crecimiento de la iglesia revelan que la mayoría de la gente se introduce a la iglesia por un amigo, y entonces que quedan como miembros por su amistad. 

10. La iglesia no me deja pensar por mí mismo. 

Este es un problema inherente con cualquier organización que crea tener todas las respuestas; raramente deja espacio para preguntas. Los estudios que hemos estado mencionando ya varias veces en Norte América y Australia han revelado que los jóvenes perciben la iglesia como un lugar en el que no los retan a pensar o cuestionar. 

Y la mayoría no ven a la iglesia abierta para nuevas ideas. La encuesta de estudiantes canadienses y norteamericanos reveló que solamente la mitad de los jóvenes de 12 a 18 años creen que la iglesia los reta en sus pensamientos, que los anima a hacer preguntas, que sienten que la iglesia está abierta para nuevas ideas y que es amigable. Aun las percepciones acerca de la iglesia de los muchachos de 12 años no fueron tan altas. 

Conociendo estos puntos, tenemos en nuestra mano la posibilidad de ayudar a los jóvenes a que cambien y vuelvan al Señor. Muchas veces la culpa de que ellos salgan de la iglesia es nuestra, y quizás podríamos haber hecho más por ayudarles. 

Que el señor esté contigo. 

www.jovenes-cristianos.com/area-cientifica/psicologia-relaciones/por-que-los-jovenes-dejan-la-iglesia.html




Autor
Autorización de Jóvenes Cristianos.com

Más información del autor

ÚNETE A LA COMUNIDAD MANAPDC

¿Tienes alguna pregunta para nosotros?
Te queremos escuchar. Estás en familia.

ESCRIBENOS