Jovenes

 

 

¿POR QUÉ LOS JÓVENES DEJAN LA IGLESIA? 2

2019-01-10 Por: Autorización de Jóvenes Cristianos.com 30

4. Líderes de la iglesia preocupados por la organización y no por las personas.

Es demasiado fácil poner a las normas por encima de la gente cuando se quiere mantener el orden.

Recientemente un joven fue invitado a ser un diácono. Él nunca se había puesto una corbata para ir a la iglesia, y la primera vez que le pidieron que recogiera la ofrenda estaba vestido como acostumbraba, con su ropa de iglesia pero sin corbata. El anciano detuvo todo y desde el púlpito le informó al joven – “¡Si vas a recoger la ofrenda en esta iglesia usarás corbata!” No hay más que decir excepto que el muchacho se sintió terriblemente avergonzado, le dio el platillo al diácono que estaba a su lado, se dio la vuelta y se fue de la iglesia.

Él no ha recogido la ofrenda o siquiera asistido a la iglesia desde entonces.

Recordemos que las normas se hacen para mantener un orden, pero debemos estar más pendientes de las personas y sus motivos. Quizás una palabra humilde en un momento a solas podría haber hecho que ese joven que se fue de la iglesia sea hoy un gran líder. Sin embargo, este diácono ganó una batalla con las normas, pero perdió el alma de un joven.

5. Servicios aburridos y sin importancia.

Se ha reportado que Spurgeon dijo: “Si la congregación se duerme el diácono debe conseguir un palo largo y pinchar al pastor”. Una encuesta de jóvenes después del servicio en cualquier semana encontraría que sólo uno de tres dirían que creyeron que el servicio estuvo interesante.

Hay una gran responsabilidad sobre el pastor para ser relevante e interesante en su predicación. En mi pensamiento es un pecado de magnitud enorme el retratar al Rey del Universo como aburrido.

Un predicador internacional se sentaba ocasionalmente con su hijo en la iglesia. Su hijo, sordo de un oído, se sentaba a lado de su madre en la iglesia cada semana y batallaba con los seguimientos. En una de esas raras ocasiones en el que el predicador estaba en casa los fines de semana, él se sentaba en el otro lado de su hijo – de lado de su oído sordo. Invariablemente en algún momento del sermón el niño le susurraba bastante fuerte, “papá, estoy aburrido” cuando su padre le trataba de decir que se mantuviera callado, su hijo pensaba que su papá no lo había escuchado y lo decía aun más fuerte, y justo enfrente del predicador, “Papá, ¡estoy ABURRIDO!”. Muchas veces su papá quería voltearle la cabeza para decirle en su buen oído, “Cállate niño, yo también”

6. No quieren ser hipócritas.

Muchas veces, dirigidos por su deseo de pertenecer, muchos jóvenes se bautizan, o se convierten formalmente en miembros a la temprana edad de once o doce años. Frecuentemente hay mucha presión del grupo para ser parte de el.

Mientras crecen se cuestionan el por qué lo hicieron y sienten que en realidad no estaban convencidos.

De igual forma que los jóvenes ven a través de una actitud hipócrita o falsa de los adultos, ellos son muy sensibles acerca de que ellos mismos puedan ser vistos así. El hecho es que todos fallamos, y el fallar es una parte de ser humano.

Es un gran alivio para los jóvenes el enterarse que Jesús les dio a sus discípulos espacio para crecer, y libertad para fallar.

El admitir que habían fallado fue encontrado con un perdón siempre listo para darse. (Sólo recuerde la historia de Pedro caminando por el agua, o recuerde como los discípulos, que habían regresado de un viaje en el que habían resucitado muertos, sacado demonios y muchos milagros más, fallaron en cumplir la orden de Jesús de alimentar a los 5000. Aún después, cuando fallaron en alimentar a los 4000 Jesús les dijo, “¡Nada será imposible para ustedes!”)

Continuará...

www.jovenes-cristianos.com/area-cientifica/psicologia-relaciones/por-que-los-jovenes-dejan-la-iglesia.html




Autor
Autorización de Jóvenes Cristianos.com

Más información del autor

ÚNETE A LA COMUNIDAD MANAPDC

¿Tienes alguna pregunta para nosotros?
Te queremos escuchar. Estás en familia.

ESCRIBENOS