Estudios biblicos

 

 

MARAVILLAS DE LA LEY DE DIOS 4

2019-01-07 Por: Pr. Efraín A. Sánchez (1943-2015) 32

“Dios bendijo el séptimo día, y lo santificó, porque en ese día descansó de toda su obra creadora” (Génesis 2: 3 NVI)

Cuarto Mandamiento

Ordena separar el día sábado para el descanso y la adoración a Dios. El sábado como día de descanso y adoración existe desde la primera semana de la creación, no desde el Sinaí.

"Así quedaron terminados los cielos y la tierra,  y todo lo que hay en ellos. Al llegar el séptimo día, Dios descansó porque había terminado la obra que había emprendido. Dios bendijo el séptimo día, y lo santificó,  porque en ese día descansó de toda su obra creadora". (Génesis 2: 1-3 NVI)

Israel lo guardaba antes del éxodo.

“- Moisés y Aarón – replicó  el rey de Egipto - , ¿Por qué distraen al pueblo de sus quehaceres? ¡Vuelvan a sus obligaciones!” (Éxodo 5: 4 NVI)

Pero el día sexto recogieron el doble, es decir, cuatro litros por persona, así que los jefes de la comunidad fueron a informar de esto a Moisés. – Esto es lo que el Señor ha ordenado – les contestó.

Mañana sábado  es día de reposo consagrado al Señor. Así que cuezan lo que tengan que cocer, y hiervan lo que tengan que hervir. Lo que sobre apártenlo y guárdenlo para mañana.

Los israelitas cumplieron las órdenes de Moisés  y guardaron para el día siguiente lo que les sobró, ¡y no se pudrió ni se agusanó!

Cómanlo hoy sábado ­– les dijo Moisés -, que es el día de reposo consagrado al Señor. Hoy no encontrarán nada en el campo, deben recogerlo durante seis días, porque el día séptimo, que es sábado, no encontrarán  nada. Algunos israelitas salieron a recogerlo el día séptimo, pero no encontraron nada, así que el Señor le dijo a Moisés: “¿Hasta cuándo seguirán desobedeciendo mis leyes y mandamientos? Tomen en cuenta que yo, el Señor, les he dado el sábado. Por eso en el día sexto les doy pan para dos días. El día séptimo nadie debe salir. Todos deben quedarse donde estén” (Éxodo 16: 22-29 NVI)

Quinto Mandamiento

Respeto y obediencia a los padres. Los hijos de Jacob sufrieron y fueron afligidos al mentir y desobedecer a su padre.

Sexto Mandamiento

No matarás. La maldición y la marca de Dios señalaron a Caín como el primer asesino de este mundo; el mismo advirtió que grande era su pecado para ser perdonado.

Séptimo Mandamiento

No cometerás adulterio. José conocía la gravedad de este pecado contra la Santa Ley.

“En esta casa no hay nadie más importante que yo. Mi patrón  no me ha negado nada, excepto meterme con usted, que es su esposa. ¿Cómo podría yo cometer tal maldad y pecar así contra Dios?” (Génesis  39: 9 NVI)

Octavo mandamiento

Promueve la honestidad. No robar. Los hijos de Jacob fueron probados con este mandamiento.

“Todavía no estaban muy lejos de la ciudad cuando José le dijo al mayordomo de su casa: -¡Anda! ¡Persigue a esos hombres! Cuando los alcances, diles: “¿Por qué me han pagado  mal por bien?... Pero ellos respondieron: - ¿Por qué nos dice usted tales cosas, mi señor? ¡Lejos sea de nosotros actuar de esa manera! Es más, nosotros le trajimos de vuelta de Canaán el dinero que habíamos pagado, pero que entramos en nuestras bolsas. ¿Por qué, entonces, habríamos de robar oro o plata de la casa de su señor? Si encuentra la copa en poder de alguno de nosotros, que muera el que la tenga, y el resto de nosotros seremos esclavos de mi señor. – Está bien – respondió el mayordomo -, se hará como ustedes dicen, pero sólo  el que tenga la copa en su poder será mi esclavo; el resto de ustedes quedará libre de todo cargo” (Génesis 44: 4, 6-10 NVI).

Noveno Mandamiento

Condena todo tipo de mentira. Este mandamiento se conoce desde el mismo Edén. Génesis 3: 4 NVI “pero la serpiente le dijo a la mujer: - ¡No es cierto, no van a morir!” Juan 8: 44 NVI  “Ustedes son de su padre, el diablo, cuyos deseos quieren cumplir. Desde el principio éste ha sido un asesino, y no se mantiene en la verdad, porque no hay verdad en él. Cuando miente, expresa su propia naturaleza, porque es un mentiroso. ¡Es el padre de la mentira!”.

Continuará…

Del folleto original “Maravillas de la Ley de Dios”, Autor Pr. Efraín A. Sánchez 




ÚNETE A LA COMUNIDAD MANAPDC

¿Tienes alguna pregunta para nosotros?
Te queremos escuchar. Estás en familia.

ESCRIBENOS