Jovenes

 

 

JOVEN DE HOY, LEVANTA EL VUELO

2018-12-13 Por: Pr. Juan Estrada 23

“Pues son como las águilas: abren sus alas y salen volando.” (Proverbios 23: 5 TLA.)

Había un águila muy grande, de anchas alas y coloridas plumas. Esa águila fue al monte Líbano y de la punta de un árbol cortó la rama más alta. Luego fue a un país de comerciantes, y allí planto la rama. De ese país tomo una semilla, y fue a sembrarla en buena tierra. La planto junto a un río, como se plantan los sauces. La semilla creció, y se convirtió en una vid. Esa vid no era muy alta, pero tenía muchas ramas. Y cuando la vid maduró, extendió sus ramas hacia el águila y hundió sus raíces en el suelo. La vid estaba sembrada en buena tierra, y junto a un río caudaloso. Pudo haber sido una vid hermosa, cargada de ramas y de uvas, pero llego otra águila más grande, de anchas alas y coloridas plumas, y la vid extendió sus ramas hacia ella, para que le diera más agua todavía. (Ezequiel 17: 3-8 TLA)

Los jóvenes son considerados como la base del futuro de nuestro mundo, por sus talentos y sus potenciales. Su estilo de vida está basado en una vida variada, basada en las redes sociales, los deportes, sus amistades y romances, sus videojuegos y la tecnología.

Cada uno tiene sus propias preferencias y habilidades que no han sido definidas ni por su familia pero sí un poco por la sociedad que los rodea, son influenciados por el feroz ataque de los medios de comunicación: la TV, la música, los videojuegos y las redes sociales.

Aunque parece que han perdido el sentido de la vida, ellos son capaces de ver todo desde otro punto de vista, todo gracias al mundo conectado en el que viven.

A pesar de que su mundo es diferente, ellos se fatigan y se cansan, flaquean y caen y tiene la mayor necesidad de encontrarse con su Creador, quien los busca y los invita a tener una vida diferente dentro de su propio mundo; es el momento de que los jóvenes le entreguen su juventud a su creador, el tiempo pasa y quizá no habrá mañana, hoy es el momento en el que debes entregar tu corazón a Dios, es el momento de que dejes la vanidad de la juventud, el momento de romper el silencio, el momento de enfrentarte con valor al mundo y demostrar que tu fe es grande, porque has conocido a tu creador.

Joven de hoy, los que confían y esperan en Jehová tienen nuevas fuerzas, y son como las águilas que despliegan sus alas y vuelan en lo más alto del cielo. Son jóvenes que corren y no se cansan, caminan y no se fatigan, (Isaías 40: 31).

Joven de hoy, deja que el poder de Cristo trasforme tu vida, y te de las fuerzas necesarias para esta vida, se te invita a que tomes la armadura de Dios, para que puedas resistir a los ataques que te mande el enemigo, recuerda que tu lucha es contra el mal que impone la autoridad en la tierra, ese es nuestro enemigo, aquel príncipe de la oscuridad; por lo tanto mantente alerta, que la verdad y la justicia de Dios te vistan y te protejan como una armadura, que la confianza en Dios sea como el escudo para protegerte de las tentaciones que quieren terminar tu vida, ten siempre a la mano la palabra de Dios que es tu espada que te protegerá y con la cual te defenderás y podrás salir vencedor.

Joven de hoy, tú eres quien ve la vida desde otra perspectiva, dile al mundo lo que Dios hace en tu vida, dile al mundo las maravillas de tu creador.

Joven  de hoy levanta el vuelo y dile al mundo lo que Dios puede hacer por otros. Joven tú no eres diferente, eres especial para Dios.




ÚNETE A LA COMUNIDAD MANAPDC

¿Tienes alguna pregunta para nosotros?
Te queremos escuchar. Estás en familia.

ESCRIBENOS