Estudios biblicos

 

 

LOS PELIGROS OCULTOS DEL HALLOWEEN 2

2018-10-29 Por: Pr. Efraín A. Sánchez (1943-2015) 26

“Y si dijeren: Preguntad a los encantadores y a los adivinos, que susurran hablando, responded: ¿No consultará el pueblo a su Dios? ¿Consultará a los muertos por los vivos? ¡A la Ley y al testimonio! Si no dijeren conforme a esto, es porque no les ha amanecido” (Isaías 8: 20)

La única autoridad que tenemos los humanos para conocer la verdad acerca de los temas e inquietudes espirituales y morales es la Santa Biblia. La Biblia es la misma y autentica Palabra de Dios. Dios nos ha dejado la Biblia para guiarnos en un mundo lleno de error y confusión. Cuando la Santa Biblia aborda el tema de la muerte lo hace bajo los siguientes parámetros:

Los muertos no saben nada de lo que pasa en el mundo.

“Porque los que viven saben que han de morir; pero los muertos nada saben, ni tienen más paga, porque su memoria es puesta en el olvido… también su amor y su odio y su envidia fenecieron ya; y nunca más tendrán parte en todo lo que se hace debajo del sol” (Eclesiastés 9: 5-6).

Los muertos no regresan a su casa y tampoco espantan a nadie.

“Acuérdate que mi vida es un soplo, y que mis ojos no volverán a ver el bien. Los ojos de los que me ven, no me verán más; fijarás en mí tus ojos, y dejaré de ser. Como la nube se desvanece y se va, así el que desciende al Seol no subirá; no volverá más a su casa, ni su lugar le conocerá más” (Job 7: 7-10).

Los muertos no responden ninguna oración o invocación de nadie. Los muertos solo esperan el día de la resurrección.

“Así el hombre yace y no vuelve a levantarse; hasta que no haya cielo, no despertarán, ni se levantarán de su sueño… Sus hijos tendrán honores, pero él no sabrá; O serán humillados y no entenderá de ello” (Job 14: 12-21).

“Porque el Señor mismo con voz de mando, con voz de arcángel, y con trompeta de Dios, descenderá del cielo; y los muertos en Cristo resucitarán primero” (1ª Tesalonicenses 4: 16).

Los muertos no son los que responden y aparecen cuando se le invocan, son los demonios y el mismo Satanás.

“Pues son espíritus de demonios, que hacen señales, y van a los reyes de la tierra en todo el mundo, para reunirlos a la batalla de aquel gran día del Dios Todopoderoso” (Apocalipsis 16: 14)

“Y no es maravilla, porque el mismo Satanás se disfraza como ángel de luz” (2ª Corintios 11: 14)

Consultar a los muertos, invocarlos, rezarles o depender y esperar de ellos, es algo que Dios no solo prohíbe sino condena. Consultar a los muertos es consultar con el mismo Satanás, el príncipe de los demonios.

“No sea hallado en ti quien haga pasar a su hijo o a su hija por el fuego, ni quien practique adivinación, ni agorero, ni sortílego, ni hechicero, ni encantador, ni adivino, ni mago, ni quien consulte a los muertos” (Deuteronomio 18: 10-11)

HALLOWEEN TIERRA DE NOTEAMERICA

Otra pregunta que vale la pena responde es: ¿Cómo llegó a la América Protestante una celebración infernal como lo es el Halloween? Cuando las colonias protestantes formada mayormente por cristianos sinceros y temerosos de Dios como lo fueron los puritanos peregrinos, se establecieron en los Estados Unidos en el siglo XVII, ellos que venían de Europa y tenían en sus venas sangre Celta, conociendo las grandes verdades de la Biblia, y conociendo de primera fuente las atrocidades del Halloween, al colonizar a Estados Unidos, le prohibieron al pueblo cualquier mínimo acercamiento al ocultismo. Era prohibido por ley tener cualquier culto a los muertos o consulta espiritista.

Es muy significativo saber que durante todo el tiempo que los puritanos enseñaron y practicaron los principios de la Biblia, en todo los Estados Unidos de Norteamérica desde el año 1620 hasta el año 1845, por doscientos veinticinco años, jamás se vio a alguien celebrando una fiesta en honor al Diablo, o alguna consulta espiritista. Los seguidores de la Biblia, siempre sintieron asco y repugnancia hacia el ocultismo.

En el año 1845 hay un cambio drástico y trascendental en la conducta Cristiana y Bíblica del pueblo Norteamérica. Este año llega a Estados Unidos un considerable contingente de personas, que buscando nuevas oportunidades de vida se tomas prácticamente a todo Nueva York; al año siguiente, o sea 1846 los irlandeses celebras su primer Halloween en suelo de Estados Unidos. Con esta primera celebración queda oficialmente declarado el primer culto público de Halloween y culto a los muertos. Otra fecha que marco historia en la Norteamérica protestante fue la del 31 de marzo de 1848; en este día, las hermanas Fox, Margaret y Kate, también en Hydesville en Nueva York, logran realizar su primera sesión espiritista, dando así el inicio del ocultismo en este país.

En 1892, para completar de formar el triangulo satánico del culto a los muertos, el señor Isaac Fuld, un practicante de las ciencia ocultas y la parasicología, viendo la aceptación del ocultismo, creó y patentó lo que hoy es la peligrosa tabla Quija, una tabla con signos especiales para consultar a los muertos sin la necesidad de un médium. Isaac Fuld, al patentar su invento en forma oficial, advirtió a la oficina de inventos y patentes que tabla Quija, no se activaría a menos que estuviese un espíritu presente en el momento del juego.

¿EL HALLOWEEN DE HOY ES DIFERENTA AL ANTIGUO HALLOWEEN CELTA?

Por los estudios que se han hecho, por los reportes policiales, por las experiencias que hemos vivido y por lo que comúnmente se ve, el Halloween de esta época sigue siendo un evento de alta peligrosidad. Esta  es la época del año cuando la policía reporta más casos de violencia, agresiones, daños a la propiedad, desaparecidos, crímenes, suicidios, violaciones, mas niños desaparecidos, riñas callejeras y envenenamientos. Los satanistas, ahora como culto reconocido internacionalmente, han anunciado públicamente que la noche del 31 de Octubre es la noche de celebración y adoración al señor de las tinieblas.

La noche de Halloween es la noche cuando los santeros y satanistas ritualistas sacrifican vidas de seres humanos y animales en honor a su amo. Lenta y dolorosamente sacrifican chivos a quien ven sufrir quebrantándoles lentamente sus cuernos. El dolor, los quejidos y el sufrimiento del animal sacrificado son como un bálsamo agradable al dios del mal y la miseria humana. También se sabe que en la noche de brujas es cuando miles de personas se inician en las llamadas sectas esotéricas y satánicas.

¿QUE HAY DE MALO EN LOS DISFRACES?

Siguiendo la tradición druida, los disfraces para esta ocasión están asociados al terror, a los fantasmagórico y sanguinario. Cada disfraz evoca la maldad y se asocian con el ocultismo. Un disfraz muy común en esta época es el de las brujas, y otro que nunca falta es la del conde Drácula. ¿Existió Drácula? Por supuesto que existió, pero no como el Drácula vampiro humano de Hollywood. El Drácula que si existió  es el cruel y sanguinario gobernante europeo.  Las enciclopedias hablan de Drácula como el sobre nombre del emperador Blad Tepes, quien a su vez era gran príncipe de Valaquia o sea, la actual Rumania. Este emperador que vivió entre los años 1431 a 1476 llego a ser  tan demoniaco que el término Drácula con el cual se le conocía, viene del remano “Drak” que significa Diablo. Durante su reinado de solo seis años, este demente masacró a más de cien mil personas, incluyendo mujeres, niños y ancianos, sin enfermos y sin gente defectuosa. Teniendo en mente estos objetivos criminales y diabólicos llevó a cabo su obra maestra de la maldad. Ofreció una gran cena a centenares de mendigos y niños enfermos, después de darles de comer y emborracharlos, el conde Drácula les pregunto: ¿Quieren seguir viviendo sin preocupaciones y necesidades? Cuando los infelices dijeron que si, el demente gobernante dio la orden de cerrar las puertas y luego los quemó vivos. En poco tiempo, todos fueron calcinados. Este personaje satánico conocido como Drácula es muy recordado y exaltado en la noche de Halloween.

Por otra parte, esta mas que comprobado que en esta noche de las brujas siempre está presente como una fuerza maligna que hipnóticamente atrae y casi obliga a los jóvenes y niños a organizarse en grupos para salir juntos y hacer alguna fechoría; fechorías que a veces resultan con alcances impredecibles. En una ocasión la prensa mencionaba el caso de una madre que quedo horrorizada al leer en el diario privado de su hijo de 19 años una nota que decía: “Le prometí  a Satanás que si me ayudaba en los estudios y en mi vida social amorosa, en el próximo Halloween robaría un carro y atropellaría a alguien” la nota aclara, que la persona impactada con el carro, había muerto en el acto; ahora su hijo estaba cumpliendo una larga condena.

Otro caso preocupante y muy diciente ocurrió en un colegio en los Estado Unidos. La maestra le pidió a sus alumnos que hicieran un trabajo sobre la noche del Halloween; el trabajo incluía una pregunta que decía: “¿Qué te gusta hacer con tus amigos la noche de Halloween?” la maestra se sorprendió al saber que casi el ochenta por ciento de los alumnos manifestó el deseo de hacerle un grave mal a alguien; incluyendo la muerte.

Consultar, invocar o rendirle culto a los muertos, fue considerado por Dios un pecado tan grave que Dios mismo ordenó la pena de muerte para ellos.

La Biblia dice:

 “No sea hallado en ti quien haga pasar a su hijo o a su hija por el fuego, ni quien practique adivinación, ni agorero, no sortílego, ni hechicero, ni encantador, ni adivino, ni mago, ni quien consulte a los muertos” (Deuteronomio 18: 10-11).

“Y si dijeren: Preguntad a los encantadores y a los adivinos, que susurran hablando, responded: ¿No consultará el pueblo a su Dios? ¿Consultará a los muertos por los vivos? ¡A la Ley y al testimonio! Si no dijeren conforme a esto, es porque no les ha amanecido” (Isaías 8: 20).

Amigo lector, ¿será que después de haberse enterado  de los peligros de la noche de Halloween; usted siga pensando que esta es una noche inocente y folclórica como aparenta ser? Si usted es cristiano, usted jamás debería permitir que en su hogar se celebre esta noche que es un punto de contacto con Satanás. Usted ni siquiera debería tener figuras o emblemas que evoquen el mundo de las tinieblas todos los cristianos deberían seguir el ejemplo que nos dejaron los paganos que se convirtieron al cristianismo en Éfeso. Aquí está el testimonio que da la Biblia de ese maravilloso encuentro con Cristo: “También muchos de los que creyeron llegaban confesando públicamente todo lo malo que antes habían hecho, y muchos que habían practicado la brujería trajeron sus libros y los quemaron en presencia de todos. Cuando se calculó el precio de aquellos libros, resulto que valían como cincuenta mil monedas de plata. Así el mensaje del Señor iba extendiéndose y demostrando su poder” (Hechos 19: 1-20 VDHH)

Querido Amigo, le animamos a que comience a leer la Biblia, la Santa Palabra de Dios; la única palabra que libera al hombre de la esclavitud satánica  y da la vida eterna que Jesús vino a traer a cada pecador que se arrepiente.

Que Dios les bendiga.

Del folleto original “LOS PELIGROS OCULTOS DEL HALLOWEEN: UNA FIESTA INFERNAL”, Autor Pr. Efraín A. Sánchez




ÚNETE A LA COMUNIDAD MANAPDC

¿Tienes alguna pregunta para nosotros?
Te queremos escuchar. Estás en familia.

ESCRIBENOS