Salud del cuerpo

 

 

¿COMES O TE ALIMENTAS? 5

2018-12-15 Por: Autorización de Fundación Vivo Sano 40

LA NUTRICIÓN A TRAVÉS DE LA HISTORIA DEL HOMBRE: DE LA COMIDA NATURAL A LOS SUPLEMENTOS ALIMENTICIOS 

SUPLEMENTOS PARA TODOS

En España, el mercado de los complementos nutricionales fue de 440 millones de euros en 2014, un 3,5% más que en 2013, según los datos de IMS (International Marketing Service). Según esta misma fuente, en 2015 se vendieron en España casi 2,8 millones de unidades de polivitamínicos, unos 35 millones de euros. Es evidente que hay una amplia consciencia entre los consumidores de la necesidad de estos productos. Sin embargo, la población general no siempre conoce bien el terreno que pisa, y muchas personas se autoprescriben este tipo de suplementos sin ninguna base. Según el Dr. Jorge Ángel, director académico del Máster de Suplementación Nutricional Integrativa impartido por la ESI (Escuela de Salud Integrativa), “se ha avanzado mucho en este sentido en los últimos tiempos, pero aún existe mucha falta de información entre los consumidores. De hecho, la incidencia de muchas enfermedades se podría bajar si los profesionales de la salud tuvieran más formación sobre el diagnóstico de estas deficiencias y el uso adecuado de los suplementos nutricionales”. 

Y es que, hoy en día, los suplementos nutricionales son más necesarios de lo que se cree. “El conocimiento actual nos lleva a una conclusión clara: estamos sobrealimentados y malnutridos en general. Comemos alimentos vacíos de cargas nutricionales y con aún menos poder antioxidante. Muchas personas presentan además deficiencias en la absorción intestinal fruto de disbiosis. Es evidente que la suplementación correcta, ordenada y regulada sería necesaria”, subraya el Dr. José Francisco Tinao, especialista en Medicina Interna y director médico de la Clínica Medicina Integrativa. 

El Dr. Jorge Ángel, por su parte, destaca que “un porcentaje alto de la población europea tiene niveles bajos de vitamina D, con lo cual una suplementación a dosis adecuadas ayudaría no sólo a prevenir muchas osteoporosis, sino también evitaría enfermedades inmunitarias y degenerativas”. Para este experto, “existe suficiente evidencia para recomendar de manera general los omega 3 de origen marino por su factor protector para enfermedades cardiovasculares, que son la principal causa de muerte en Europa”. El Dr. Tinao incide además en la necesidad de hacer un estudio previo en cada paciente y comprobar los déficits, para documentar carencias específicas. “Estamos hoy en día hablando no sólo de determinaciones en suero, sino también medidas de parámetros intracelulares o los nuevos estudios de nutrigenómica. No todos somos iguales”, advierte, “y muchas personas se podrían beneficiar de una suplementación correcta. No es lo mismo una la suplementación sencilla de un polivitamínico a dosis básicas que el uso a dosis terapéuticas de aminoácidos, omega 3, antioxidantes o nutrientes cerebrales, como, por ejemplo, la fosfatidilserina, buscando un tratamiento directo y no un simple apoyo transitorio” 

FORMACIÓN PARA MÉDICOS E INFORMACIÓN PARA PACIENTES

Otro de los aspectos que más polémica levanta es la escasa formación sobre suplementos alimenticios que tienen, en términos generales, los profesionales de la salud. “Entre los médicos convencionales existe poco conocimiento sobre la utilidad de los complementos, ya que en la carrera no se hace mucho énfasis, y salvo que exista alguna deficiencia marcada de hierro, o de alguna vitamina, no se suelen recomendar”, explica el Dr. Jorge Ángel. El ácido fólico en ginecología, para prevenir malformaciones congénitas como la espina bífida, es uno de los más prescritos en consulta, pero poco más, según este médico. “Por eso es importante una formación específica en este sentido, a la que puedan acceder tanto los profesionales de la salud como los propios pacientes o consumidores. Igual que todos sabemos lo que es una dieta variada, independientemente de que luego apliquemos o no esos conceptos, todos deberíamos tener unos conocimientos sobre suplementación, porque hoy en día los usos y costumbres alimentarios lo hacen muy necesario”, defiende Jorge Ángel.

 

Además del empobrecimiento nutricional de los alimentos por los motivos ya explicados, intervienen nuevos factores en esta necesidad de suplementar la dieta: bien para contrarrestar los efectos metabólicos del estrés, bien para limpiar nuestro organismo de químicos tóxicos que, de una forma u otra, se depositan a diario en él (por una ingesta excesiva de café, alcohol, chocolate, medicamentos, drogas, o bien por la ingesta casi inevitable en la actualidad de colorantes, conservantes, pesticidas y metales pesados). También conviene complementar la alimentación habitual cuando concurren necesidades específicas, como en el caso de deportistas, mujeres embarazadas, madres lactantes, personas mayores, etc.

 

Los complementos nutricionales vienen a satisfacer estas necesidades. No son sustitutos de una dieta sana y variada, pero son hoy en día la herramienta imprescindible para asegurarnos una nutrición completa y adecuada. Garantizan nuestro metabolismo celular y contribuyen a una buena salud corporal en general. En no pocos casos, además, contribuyen a revertir estados carenciales y a prevenir sus consecuentes enfermedades, o incluso coadyuvan en determinados problemas de salud ya planteados.

 

ROSA YOESTE


www.vivosano.org/comes-o-te-alimentas/




Autor
Autorización de Fundación Vivo Sano

Más información del autor

ÚNETE A LA COMUNIDAD MANAPDC

¿Tienes alguna pregunta para nosotros?
Te queremos escuchar. Estás en familia.

ESCRIBENOS