Estudios biblicos

 

 

PROMESAS DE DIOS EN TIEMPO DE ANGUSTIA 9

2018-10-01 Por: Pr. Efraín A. Sánchez (1943-2015) 20

PROMESAS A LOS OBEDIENTES 

“Lámpara  es a mis pies tu palabra, y lumbrera a mi camino”   (Salmos 119: 105)

Dios ha prometido una bendición muy grande a toda persona que crea y obedezca las instrucciones de la Biblia, la palabra de Dios.

“Bienaventurado el que lee, y los que oyen las palabras de esta profecía, y guardan las cosas en ella escritas;  porque el tiempo está cerca”  (Apocalipsis 1: 3)

“Y que desde la niñez has sabido las sagradas Escrituras, las cuales te pueden hacer sabio para la salvación por la fe que es en Cristo Jesús. Toda la escritura es inspirada por Dios, y útil para enseñar, para redargüir, para corregir, para instruir en justicia, a fin de que el hombre de Dios sea perfecto, enteramente preparado para toda buena obra”  (2ª Timoteo 3: 15-17)

Acontecerá que si oyeres atentamente la voz de Jehová tu Dios, para guardar y poner por obra todos sus mandamientos que yo te prescribo hoy, también Jehová tu Dios te exaltará sobre todas las naciones de la tierra… Bendito  serás en tu entrar, y bendito en tu salir… Jehová te enviará su bendición sobre tus graneros, y sobre todo aquello en que pusieres tu mano; y te bendecirá en la tierra que Jehovah tu Dios te da… Te abrirá  Jehová su buen tesoro, el cielo, para enviar la lluvia a la tierra en su tiempo, y para bendecir toda obra de tus manos. Y prestarás a muchas naciones, y tú no pedirás prestado. Te pondrá Jehová por cabeza, y no por cola; y estarás encima solamente, y no estarás debajo, si obedecieres los mandamientos de Jehová tu Dios,  que yo te ordeno hoy, para que los guardes y cumplas” (Deuteronomio 28: 1, 6, 8, 12-13).

“Bienaventurado el hombre que teme a Jehová, y en sus mandamientos se deleita en gran manera. Du descendencia será poderosa en la tierra: la generación de los rectos será bendita. Bienes y riquezas en  su casa, y su justicia permanece para siempre” (Salmos 112: 1-3).

Que este día tu oración sea: Querido Dios, gracias por todas tus bendiciones, te ruego que me hagas obediente a tu palabra, porque sólo en ti, puedo obedecer, porque todo lo puedo en Cristo que me fortalece, gracias por todas tus promesas y ayúdame a compartirlas con aquellos que no te conocen, en el nombre de Jesús, Amén.

Que Dios te bendiga

Del folleto original “Promesas de Dios en tiempo de angustia: Una terapia efectiva”, Autor Pr. Efraín A. Sánchez




ÚNETE A LA COMUNIDAD MANAPDC

¿Tienes alguna pregunta para nosotros?
Te queremos escuchar. Estás en familia.

ESCRIBENOS