Matrimonios

 

 

LAS LEYES DEL MATRIMONIO 8 (Parte 1)

2018-08-01 Por: Pr. Efraín A. Sánchez (1943-2015) 10

LEY DE LA FIDELIDAD INTEGRA.

Porque Jehová Dios de Israel dice que Él aborrece el divorcio… Guardaos pues, en vuestro espíritu, y no seáis desleales”. (Malaquías 2: 16)

Siendo que el matrimonio es una institución divina y sagrada y siendo que los contrayentes han hecho ante Dios un compromiso y un voto de fidelidad permanente e incondicional, entonces es un deber bloquear instantáneamente cualquier posibilidad de un acto de infidelidad.

En las sagradas páginas de la Biblia se habla del adulterio como una violación descarada al séptimo mandamiento de la santa ley divina. El libro sagrado de Dios considera el adulterio y el divorcio como una traición. “… Porque Jehová ha sido testigo entre ti y la esposa de tu juventud, contra la cual has sido desleal, aun siendo ella tu compañera y la esposa de tu pacto…guardaos, pues,   en vuestro espíritu, y no seáis desleales contra la esposa de vuestra juventud. Porque Jehová Dios de Israel dice que Él aborrece el divorcio...Guardaos, pues, en vuestro espíritu, y no seáis desleales" (Malaquías 2: 14-16)

Una gran cantidad de personas al casarse ya llevan en su mente la idea del divorcio como una alternativa o una salida inmediata ante cualquier confrontación; esta actitud desagrada a Dios ya que es una semilla mala, extraña y devastadora que es sembrada por el enemigo de nuestra felicidad.

Psicológicamente y a manera de un mensaje subliminal estas semillas al encontrar las condiciones propias adecuadas llegan a germinar y dar el fruto venenoso de la separación. Por otra parte, muchos matrimonios al pasar por momentos de turbulencia, se sienten motivados por comentarios y declaraciones de personas que han fracasado en sus matrimonios; algunos dicen: “Ahora me siento libre de las cadenas del matrimonio”, “Que Alivio”.

Por lo general, estas declaraciones no corresponden a la realidad, estudios serios demuestran todo lo contrario; muchas parejas lamentan haber tomado una determinación tan drástica y poco juiciosa; afirman que pudieron haber encontrado una sabia solución de no haber intervenido consejeros inoportunos.

Otros han declarado que la separación fue una decisión apresurada.

En miles de casos el divorcio ni es la solución ni es una salida tan fácil como aparenta ser. Muchos divorciados sufren amargamente por los recuerdos; por los hijos perdidos, por haber experimentado el trauma de un hogar desecho; sufren por la soledad, por la desilusión. Entre los separados son muy comunes los episodios de depresión y una muy baja estima. Después del divorcio también se sufre por la malsana reputación que genera el rol social. El divorcio es tan devastador que son muchos los que caen en el vicio del licor y en alguna adicción.

El divorcio es una desgracia en la que no se cae de la noche a la mañana; antes de tomar esta determinación la pareja vive momentos prolongados de tentaciones y desacuerdos. Las principales causas de divorcio son: infidelidad conyugal, violencia domestica, irresponsabilidad en el cumplimiento del pago de los servicios de consumo domestico, intervención en la privacidad del hogar por parte de los suegros, parientes o personas extrañas. Otra causa de separación muy frecuente es la rutina insípida e invariable en que caen algunas parejas, es decir, no salen a ningún lado, no se divierten, no tienen amistades, no frecuentan otros lugares, no toman vacaciones, etc. Otros factores son los celos, vicios degradantes como el licor o las drogas; el abuso sexual, exceso de trabajo que lleva a la falta de ánimo y comunicación. Señalamos también las serias diferencias religiosas; el temperamento impropio manifestado en ataques de ira, agresión verbal o física o simplemente una conducta compulsiva. Por otra parte, está el egoísmo de algunas parejas que solo desean lo que corresponda a sus propios intereses; haciendo de ellos personas intransigentes. Por último, otra causa muy frecuente de separación son los conflictos económicos.

Continuará la parte 2 del capítulo 8

Del folleto “Las Leyes del Matrimonio” escrito por Pr Efraín y Mireya Sánchez




ÚNETE A LA COMUNIDAD MANAPDC

¿Tienes alguna pregunta para nosotros?
Te queremos escuchar. Estás en familia.

ESCRIBENOS