Jovenes

 

 

EDIFICANDO EL CARÁCTER

2018-04-05 Por: Pr. Juan Estrada 18

Para edificar el carácter debemos empezar a construirlo, esforzándose cada día hasta ir perfeccionándolo, para estar listo ante las circunstancias que vendrán más adelante. La perfección del carácter es similar a la salida del sol; la oscuridad de la noche se va alejando con la aparición gradual del día, la aurora poco a poco va emergiendo y la oscuridad se va alejando, empieza a verse un cielo de color naranja y amarillo, los primeros rayos se reflejan hasta que después de unos minutos el sol alumbra con todo su esplendor, hasta que llega al clímax de su esplendor cuando alcanza el medio día.

El carácter no se perfecciona de la noche a la mañana, y como dijo el sabio Salomón, "Todo tiene su tiempo…" (Eclesiastés 3: 1), el carácter toma su tiempo para ir desarrollándose, y cada día que pasa se perfecciona cuando se experimenta la vida cristiana.

Cada uno de los jóvenes debe aprender a desarrollar la plenitud del carácter de Cristo, es necesario que conozcas como fue la vida de Jesús, y que fue lo que le ayudó a desarrollar su carácter. Si leemos en el Evangelio de Lucas, el escritor menciona que Jesús desde pequeño, su crecimiento estaba bajo la gracia de Dios, ya que se fortalecía y aprendía sabiamente de las Escrituras, Él crecía en sabiduría y en estatura, y en gracia para con Dios y con los hombres (Lucas 2: 40-52).

¿Cómo es posible crecer en gracia para con Dios y los hombres? Este crecimiento estaba fundamentado en los principios que el mismo había dado a su pueblo, los valores como el respeto, la confianza, la armonía, las buenas palabras, el compañerismo, la amistad sincera, la seguridad, el conocimiento y el temor a Dios, fueron las bases que iniciaron el desarrollo de su carácter.

Si vemos a Jesús en la ocasión cuando se quedó en el templo, después que sus padres lo encontraron, sus palabras fueron: “¿Por qué me buscabais? ¿No sabíais que en los negocios de mi Padre me es necesario estar?” (Lucas 2: 49), Jesús quería que su vida fuese desarrollándose en el conocimiento de la verdad, la cual debería ser enseñada a los demás.

Si miras a Jesús durante su ministerio podemos leer que los evangelios mencionan que, en muchas ocasiones, Jesús se apartaba de la multitud y de sus discípulos para orar, por ejemplo, en Mateo 14: 23 dice “subió al monte a orar aparte;” o en Lucas 6: 12 dice: “fue al monte a orar, y pasó la noche orando a Dios.” El Hijo de Dios, tenía la necesidad de orar para fortalecer su vida y su carácter, la cual le ayudaría a cumplir mejor su misión. Fue la oración quien le mantuvo firme ante las tentaciones que el enemigo le presentó desde el ayuno en el desierto hasta horas antes de su detención.

Querido joven, el carácter no es fácil edificarlo por nosotros mismos, necesitamos de Dios, para hacerlo debemos conocer que es lo que Él quiere y hacia donde nos quiere llevar, aprende a buscar a Cristo para que tus esfuerzos sean eficaces en tu vida y en tu carácter. Recuerda que Jesús vela constantemente tus pasos, si te dejas guiar, al final del camino te darás cuenta que tu carácter ha sido perfeccionado por el Señor.

Que el Señor te bendiga.




ÚNETE A LA COMUNIDAD MANAPDC

¿Tienes alguna pregunta para nosotros?
Te queremos escuchar. Estás en familia.

ESCRIBENOS