Matrimonios

 

 

CARACTERÍSTICAS DE UN ESPOSO

2018-03-21 Por: Pr. Juan Estrada 15

El hombre cuando fue creado, tuvo la tarea de cuidar y proteger la creación de Dios, el hombre llega a convertirse en un protector y responsable de cuidar y proteger a su esposa e hijos, el hombre tiene la tarea divina de preocuparse por la seguridad de su familia, procurando que todos estén bien tanto física, mental como espiritualmente.

El esposo también tiene la responsabilidad divina de ser el líder que lleva a su familia a una comunión con Dios, pues es el sacerdote que Dios estableció como cabeza de la vida espiritual de la familia.

En la carta a los Efesios Pablo escribió: “Maridos, amad a vuestras mujeres, así como Cristo amó a la iglesia” (Efesios 5: 25). El amor entra en la escena como otra de las características de un esposo, un esposo que ama es atento, sabe escuchar, se preocupa para que su pareja este bien, es un apoyo, le gusta pasar tiempo junto a su esposa, todo lo hace porque nace de su necesidad de imitar el verdadero amor que se encuentra en él, pues desea entregar un amor incondicional, pues se alimenta en dar y beneficiar a su familia antes que a él.

Otra característica que tiene un esposo es que sabe darle un lugar especial a su esposa, pues sabe que ella es importante en su vida y en la vida de sus hijos. Por eso el apóstol Pedro escribió: “Vosotros, maridos, igualmente, vivid con ellas sabiamente, dando honor a la mujer como a vaso más frágil, y como a coherederas de la gracia de la vida” (1 Pedro 3: 7). Un buen esposo sabe que sólo puede dedicar su corazón a su esposa y a nadie más, pues sabe, cree y piensa que es la persona más especial, maravillosa y extraordinaria que puede estar a su lado. A través de esta dedicación le gusta crear momentos felices de buen humor. Su misión es crear un ambiente agradable para su esposa y sus hijos.

“Que cada día muero” (1 Corintios 15: 31 NVI), estas palabras las mencionó Pablo, pues sabía que si él se hacía a un lado y permitía que el Señor tomará el control, las cosas saldrían mejor. Estas palabras deben estar presentes siempre en el corazón de un buen esposo, cada día debe morir al yo, dejarlo todo a un lado y permitiendo que delante de él vaya, primero Dios y después su esposa e hijos. Si está realmente comprometido con su matrimonio, los demás serán más importantes.

Sobre todas las cosas el esposo debe guardar en su corazón a Dios y a su esposa, y ambos deben ser lo más primordial en su vida. Esposos amar a sus esposas, permitiendo que ese amor siempre fluya, para que, durante toda su vida, permanezcan juntos, y puedan disfrutar de la compañía del uno y del otro, todo bajo el paraguas de amor de Cristo.

Ser el mejor esposo, comienza con permitir que Cristo dirija tu vida.




ÚNETE A LA COMUNIDAD MANAPDC

¿Tienes alguna pregunta para nosotros?
Te queremos escuchar. Estás en familia.

ESCRIBENOS