Estudios biblicos

 

 

EL PUEBLO DE DIOS 8

2018-04-23 Por: Pr. Juan Estrada 25

Conclusión

Hemos de concluir que la iglesia es el cuerpo de Cristo, las muchas referencias a esta entidad establecida por Jesucristo; la base de su propósito principal es la de predicar el evangelio al mundo entero (Mateo 28: 19), este mensaje de proclamación empezó después que los discípulos recibieran el Espíritu Santo, y se empezó a proclamar “en Jerusalén, en toda Judea, en Samaria, y hasta lo último de la tierra” (Hechos 1: 8). La gran comisión establecida por Jesús, se cumplió en gran manera en la iglesia primitiva, los apóstoles predicaron el mensaje de un Salvador y Redentor de la humanidad, que sólo a través de Él, el hombre podría ser salvo, porque “en ningún otro hay salvación; porque no hay otro nombre bajo el cielo, dado a los hombres, en que podamos ser salvos” (Hechos 4: 12).

¿Qué caracterizó a los apóstoles de la iglesia primitiva? No fueron sus dotes de sabiduría, ni su inteligencia ni su conocimiento de las leyes judaicas, dice la Biblia en Hechos 4: 13 que las personas que le escuchaban “se maravillaban; y les reconocían que habían estado con Jesús.” Como miembros de nuestra iglesia, ¿Cómo nos reconocen las personas que nos ven y nos conocen? ¿Estamos reflejando, con nuestras acciones, palabras y hechos que también hemos estado con Jesús? Todos formamos parte de la iglesia de Cristo, pero “muchos son llamados, más pocos escogidos” dice Mateo 26: 16.

Para formar parte del grupo selecto del remanente escogido por Dios, debemos mantener una estrecha relación con nuestro Señor Jesucristo, debemos formar parte de la iglesia de Dios, que es aquella que “guardan los mandamientos de Dios y la fe de Jesús” (Apocalipsis 14: 12); y tienen en cuenta que “el testimonio de Jesús es el espíritu de la profecía” (Apocalipsis 19: 10).

Hemos sido llamados para formar parte de la gran familia de Dios, el Señor nos extiende la invitación, a empezar de nuevo en la vida consagrada al Señor, el quiere que volvamos a nacer, un nacimiento que sea vinculado con el espíritu (todo aquel que es nacido del Espíritu” Juan 3: 8). Debemos hacer pública nuestra conversión a través del bautismo, donde morimos al pecado y somos levantados triunfantes en Cristo “Porque somos sepultados juntamente con él para muerte por el bautismo, a fin de que como Cristo resucitó de los muertos por la gloria del Padre, así también nosotros andemos en vida nueva” (Romanos 6: 4). Todos debemos cumplir con la parte que nos toca, debemos desarrollar nuestros dones al servicio del Señor, con lo cual creamos una diversidad en la iglesia “Así también vosotros; pues que anheláis dones espirituales, procurad abundar en ellos para edificación de la iglesia.” (1 Corintios 14: 12); que cada uno de ellos sea usado para servir y edificar la iglesia para honra y gloria de Dios.

La iglesia está llamada a marcar la diferencia a ser reparadora de portillos rotos, de hacer volver el corazón del hombre a Dios “Y los tuyos edificarán las ruinas antiguas; los cimientos de generación y generación levantarás, y serás llamado reparador de portillos, restaurador de calzadas para habitar.” (Isaías 58: 12). Por la cual también expresar de forma continua el verdadero amor que el Señor ha puesto en el corazón de sus hijos “Mirad cuál amor nos ha dado el Padre, para que seamos llamados hijos de Dios” (1 Juan 3: 1); y que ese amor sea el motor que nos mueva a amar a nuestros semejantes.

Tú formas parte de la iglesia del Señor, porque has sido llamado por tu Salvador y has sido comprado con la preciosa sangre del Hijo de Dios. Mi deseo para ti es: Jehová te bendiga, y te guarde; haga resplandecer su rostro sobre ti, y tenga de ti misericordia; Jehová alce sobre ti su rostro, y ponga en ti paz (Números 6: 24-26).




ÚNETE A LA COMUNIDAD MANAPDC

¿Tienes alguna pregunta para nosotros?
Te queremos escuchar. Estás en familia.

ESCRIBENOS