Niños

 

 

LA PIEDRA QUE SALVO A UNA NACIÓN

2021-09-12 Por: Pr. Juan Estrada 47

David, David, le llamaba su padre, ve pronto al campamento del ejército de Israel, llévale comida a tus hermanos, pregúntales ¿Cómo están? ¿Cómo va la situación de la guerra? David inició el camino esa mañana, cuando llegó al campamento encontró que el ejército estaba aterrado, tenía miedo de enfrentar a los filisteos. De pronto de entre los soldados filisteos salió un hombre que medía casi 3 m de altura su armadura cubría por completo su cuerpo tenía una lanza su punta pesaba 7 kg. De pronto empezó a hablar, desafío al Ejército del pueblo de Israel, desafío también al Dios Israel. Sólo quería un valiente para pelear, pero nadie se animaba, ni el mismo rey Saúl se animaba a pelear con aquel gigante.

David se indignó ante tal blasfemia pronunciada por aquel gigante llamado Goliat, él decidió luchar con aquel gigante, sabía que Dios le libraría de la mano de aquel incircunciso, así como lo libró del oso y del león, Dios también lo libraría de la mano de aquel gigante. Cuando salió a enfrentarse con Goliat, David recogió 5 piedras, una de ellas la puso en su honda, en el nombre de Dios empezó a girar y a girar y a girar la honda, hasta que en el momento preciso soltó la piedra y esta fue a dar justo en la frente del gigante, al recibir la pedrada perdió el equilibrio y cayó al suelo, David corrió rápido tomo su espada y terminó la batalla.

Cuando tienes la confianza puesta en Dios, no hay gigantes que te puedan enfrentar, confía en el Señor y Él te ayudará en todos los momentos de tu vida.

Recuerda el versículo de hoy: “Todos los que están aquí reconocerán que el Señor salva sin necesidad de espada ni de lanza. La batalla es del Señor” 1 Samuel 17: 47 NVI.




ÚNETE A LA COMUNIDAD MANAPDC

¿Tienes alguna pregunta para nosotros?
Te queremos escuchar. Estás en familia.

ESCRIBENOS