Salud Mental

 

 

HIPNOSIS, MENTE Y CONCIENCIA 3

2016-06-18 Por: Pr. Efraín A. Sánchez (1943-2015) 13

La Biblia en apocalipsis 18:11-13, dice:

"Y los mercaderes de la tierra lloran y se lamentan sobre ella, porque ninguno compra más sus mercaderías: Mercadería de oro, y de plata, y de piedras preciosas, y de margaritas, y de lino fino, y de escarlata, y de seda, y de grana, y de toda madera olorosa, y de todo vaso de marfil, y de todo vaso de madera preciosa, y de cobre, y de hierro, y de mármol; Y canela, y olores, y ungüentos, y de incienso, y de vino, y de aceite; y flor de harina y trigo, y de bestias, y de ovejas; y de caballos, y de carros, y de siervos, y de almas de hombres".

Cuando Dios habla en la Biblia acerca de Babilonia, la llama “La madre de las fornicaciones”.

Pero según la Biblia y la historia secular ¿Qué hacía con los humanos la profana y diabólica Babilonia?

Textualmente dice el texto bíblico de Apocalipsis 18, que “Comercializaba con las almas de los hombres”. Aquí se utiliza la palabra griega psujé, para referirse a la mente o psiquis humana. La palabra alma en algunos casos significa la mente.

Hoy se sabe históricamente que Babilonia era especialista en desintegrar la mente de sus súbditos. Especialmente el trato a los cautivos era de vaciarlos mentalmente y luego armarlos bajo otra dirección de pensamientos.

Según el libro del  Profeta Daniel, los babilonios le cambiaron su estilo de alimentación, sus propios nombres, su identificación, su lengua materna, su programa religioso y su cultura.

Babilonia era famosa por la enorme cantidad de magos, astrólogos, invocadores de muertos y demonios, pero sobre todo por sus “encantadores”.

En el sagrado libro del profeta Isaías, Isaías 8:20 dice que estos encantadores o adormecedores usaban la palabra en forma de murmullo, susurro o bisbiseo para lograr un estado hipnótico.

En otro libro de la Biblia, Deuteronomio 18:10,11 Dios advirtió a su pueblo de no permitir que alguien se apodere de otro a través de los maleficios.

Ahora, apoderarse de otro no es otra cosa que hipnotizar, y esto fue condenado por Dios.

Históricamente, el hipnotismo siempre estuvo asociado con el Espiritismo y el Ocultismo.

1000 años antes de Cristo, ya en los papiros egipcios de Ebers y en las paredes del templo de Imhotep, dios de las curaciones, se ve a los sacerdotes magnetizando y controlando mentalmente a sus pacientes.

En Grecia, 500 años antes de Cristo, ya existían los templos del sueño. En el culto a los muertos, adoraban a Asclepio, dios de la medicina y era parte del culto practicar la inducción hipnótica.

El historiador Plinio, en su libro séptimo sobre historias de la naturaleza, habló de cómo en el África, en Escitia y en Iliria, existían personas que adormecían a otras con sólo mirarles los ojos.

Los griegos también conocían el mito de la medusa, un ser con poderes sobrenaturales que petrificaba a quien lo observaba.

En la antigua China, con el milenario yoga zen se divulgó el concepto del magnetismo, la sumisión mental.

El antiguo hipnotismo que era practicado eficazmente por los espiritistas comenzó a tener una forma pseudo científico con Paracelso, en el siglo XVI. Él fue el primero que creó una doctrina sistemática en la cual establecía que todos los seres humanos tienen una cierta porción de magnetismo que nos llega de los astros. En esto consistía la teoría del sideromagnetismo cósmico.

En el siglo XVIII H. Hell, un sacerdote jesuita creó una barita mágica de material magnético para realizar curaciones en el campo de la magnetización mental.

En 1819 en Paris, otro sacerdote católico conocido como el padre “Farías” creó el método de la fascinación mental; este método de sanación consistía en fijar sus ojos en los ojos de los pacientes y ordenarles dormir enérgicamente.

Continuará…




ÚNETE A LA COMUNIDAD MANAPDC

¿Tienes alguna pregunta para nosotros?
Te queremos escuchar. Estás en familia.

ESCRIBENOS