Salud Mental

 

 

JUGAR, CRECER Y APRENDER 3

2019-10-25 Por: Autorización de Fundación Vivo Sano 27

Las actividades se clasifican en tres grupos:

 

1 Actividades de conexión con uno mismo

Son importantes para centrar la atención en el interior y aprender a tener conciencia de sí mismos, en lo físico, lo emocional y lo mental. Atención hacia adentro. Con estas actividades se busca enseñar a los alumnos a conectar con su mundo interior, a experimentar los beneficios de sentir la calma y la quietud del cuerpo y de la mente. Además, sirven para aprender a identificar las emociones desde el interior y dotan a los alumnos de herramientas que son aplicables en cualquier situación en la que deseen entrar en calma.

 

2 Actividades de atención-concentración

Estás actividades están más enfocadas a desarrollar los tipos de atención hacia afuera. Mejoran la integración sensorial para lograr la correcta organización neurológica. Trabajan la propiocepción, el tacto, la visión, la audición y el sistema vestibular. También la lateralidad, la integración del esquema corporal, la orientación viso-espacial y la coordinación viso-motora.


3 Actividades de conducta-actitud

Estas actividades están más enfocadas a crear situaciones de empatía, solidaridad y amor incondicional como valores de la persona, que a actividades enfocadas a conseguir premios si se logran determinados objetivos. Pretenden desarrollar el lado bueno y amoroso de los niños

 

Actualmente estamos desarrollando estos programas en algunos colegios públicos de Palma de Mallorca en la etapa infantil y en primer curso de primaria. Es un proyecto piloto que será evaluado al final del presente curso y del que ya recogemos frutos. Estamos trabajando para ampliar el programa al resto de cursos de primaria.


Cuando explicamos a las profesoras en qué consiste el programa, al principio se sorprenden de lo sencillo que es, pero luego comprueban que es muy potente cuando se realiza. Los niños aprenden a mirar al otro de un modo diferente, dan su amor a los compañeros, se ven en el otro, se abrazan, se cogen de las manos, se acunan, se acompañan. Se portan mejor con los demás porque vivencian que todos somos uno y el mismo. Se produce compañerismo y verdadero trabajo de grupo. Hay unión.

 

EN EL CEREBRO, PENSAMIENTO, PALABRA Y OBRA VAN AL UNÍSONO

 

Para los educadores que estamos con ellos en el aula no es menos impactante, porque vemos en los alumnos gestos, comportamientos y valores que hasta ahora no podíamos observar porque teníamos que emplear mucho tiempo en poner orden. Nos permite ver el lado amoroso de muchos alumnos, de los cuales sólo hemos visto desde que llegaron a nosotros inquietud, perturbación y miedo. Podemos cambiar la mirada hacia los alumnos y ver su lado subjetivo, sus vidas, sus sufrimientos y lejos de gritar como ellos, reñir y amenazar, podemos también acogerlos en nuestro corazón y amarlos. Pero no sólo eso, a la vez recibimos de ellos miradas y gestos de comprensión y amor hacia nosotros. Nos devuelven esa complicidad y nos hacen sentir queridos por ellos. ¿Qué profesor no quiere vivir algo así? Entonces, como dice José María Toro, se produce el “encuentro”. Antes éramos elementos separados, los alumnos y nosotros. Ahora somos un equipo enfocado a aprender y a crecer. No estaremos libres de con?ictos, pues son parte del plan que la vida ha trazado para que vayamos madurando, pero sí podremos afrontarlos desde otras posiciones y con mejores estrategias y actitudes.

 

Trabajar, crecer y aprender a través del movimiento y del uso de las manos tiene magia y desarrolla conciencia de ser. ¡Atrévete a probarlo!

 

ELENA MONTORO VILLANUEVA.

Orientadora personal y  familiar  www.centrosintesis.es

 

www.vivosano.org/jugar-crecer-y-aprender-atencion-y-movimiento/




Autor
Autorización de Fundación Vivo Sano

Más información del autor

ÚNETE A LA COMUNIDAD MANAPDC

¿Tienes alguna pregunta para nosotros?
Te queremos escuchar. Estás en familia.

ESCRIBENOS