Salud Mental

 

 

HIPNOSIS MENTE Y CONCIENCIA 4

2018-10-26 Por: Pr. Efraín A. Sánchez (1943-2015) 27

“Amarás al Señor tu Dios con todo tu corazón, y con toda tu alma, y con toda tu mente” (Mateo 22: 37)

Hablando de la historia del hipnotismo, hoy se reconoce al médico alemán Francisco Antonio Mesmer (1734 – 1815) como el creador de la doctrina del magnetismo animal.

El doctor Mesmer sostenía que el organismo humano está compuesto del mismo fluido que compone el universo y que permanentemente había un equilibrio entre el fluido interno y el fluido externo.

Mantener esos dos equilibrios era lo que determinaba la salud del cuerpo. La técnica hipnótica tenía como objetivo sostener ese equilibrio. El doctor Mesmer aplicaba tratamientos colectivos.

Reunía a sus pacientes en un salón silencioso y oscuro. Eran sentados alrededor de una gran cubeta de donde salían muchas varas de hierro cargadas con el mismo magnetismo del cuerpo del Dr. Mesmer. Ellos al tocar las varillas de hierro, a través de sus manos asimilaban la energía magnética del mismo Mesmer.

Entonces los pacientes, uno tras otro iban cayendo en estado hipnótico, pasando por etapas de gritos y convulsiones.

En medio de la algarabía, aparecía la imponente figura del Dr. Mesmer, vestido de un largo manto y una varita con la que tocaba a los que todavía no estaban hipnotizados.

Después de las experiencias del Dr. Mesmer, la hipnosis trascendió a un plano clínico.

Ahora, surge la pregunta: ¿Por qué hoy existen clínicas y laboratorios hipnóticos? Significa esto que el hipnotismo ahora es seguro, confiable e inofensivo. Por supuesto que no.

El hipnotismo sigue siendo un recurso paranormal y ocultista; es más, es una forma especial de espiritismo. El hipnotismo ni ahora ni nunca ha tenido un protocolo científico.

La medicina convencional y clásica lo rechaza de plano. La psiquiatría como ciencia sico-orgánica lo considera un fraude clínico.

Sigmund Freud el cerebro creador del psicoanálisis, en su libro: “Psicología de las masas y análisis del yo”, explica que por un buen tiempo utilizó la hipnosis como medio para llegar a la regresión; pero la rechazó por ser altamente peligrosa e ineficaz. En este mismo libro, en la página 258 el mismo Sigmund Freud agrega que otro punto peligroso que hace del hipnotismo un procedimiento ineficaz y rechazable es por la presencia de elementos sobrenaturales y místicos en cada trance hipnótico.

En la Universidad de New York, hace algunos años, el psiquiatra Peter Dunker experimentalmente tomó 500 neuróticos graves y se los encomendó a sus médicos de familia.

Bajo estricto monitoreo se les recomendó a los médicos tener un trato muy cordial y placentero con sus pacientes. Debían utilizar sólo las medicinas normales y de rutina. Al cabo de 2 años, dos de cada tres pacientes estaban curados. En estos casos se comprobó la eficacia de la relación de dependencia y confianza entre el médico y el paciente.

La misma experiencia se repitió pero no utilizando medicamentos sino el trance hipnótico, el asunto es que los resultados fueron más o menos los mismos.

Pero la gran innovación fue que al romperse la buena relación entre el paciente y el hipnotizador: los enfermos se agravaron.

La Dra. G. Solovey, una autoridad en hipnosis reconoce que las mejorías que se obtienen con el tratamiento hipnótico no se debe tanto a la hipnosis sino a la entrega de toda la voluntad en las manos del hipnotizador, acto que se describe como una excelente interrelación constructiva, entre paciente e hipnotizador.

Continuará…

Del folleto: "HIPNOSIS, MENTE Y CONCIENCIA", Autor  Pastor Efraín A. Sánchez




ÚNETE A LA COMUNIDAD MANAPDC

¿Tienes alguna pregunta para nosotros?
Te queremos escuchar. Estás en familia.

ESCRIBENOS