Matrimonios

 

 

UN MATRIMONIO FELIZ Y PARA SIEMPRE 1

2021-01-06 Por: Pr. Juan Estrada 23

El matrimonio es una institución creada por Dios en el jardín del Edén, después que Dios había hecho toda se creación y había visto que todo era bueno en gran manera (Génesis 1: 31), decidió crear al hombre, a imagen y semejanza lo creo. Aunque las escrituras no especifican cuanto tiempo paso entre la creación del hombre y la mujer, si podemos saber que Adán sintió la necesidad de una compañera, podemos imaginar que él veía todos los animales de la creación en pareja y él estaba solo.

Dios le había dado una tarea a Adán, él tenía que labrar y cuidar y tenía la labor de poner nombre a cada especie de los animales (Génesis 2: 19). Dios vio la necesidad del hombre y dijo “no es bueno que el hombre este solo; le haré ayuda idónea para él.” Dios decide crear una compañera para Adán, para que no esté solo. Para crear a la mujer, Dios hizo caer en un sueño profundo a Adán y le quito una costilla y de allí formo a la mujer; después de haberla creado, Dios la trajo a Adán y al verla dijo que ella era parte de él (Génesis 2: 18, 21-23).

Cuando ambos estuvieron frente a Dios, el Señor pronuncio las siguientes palabras: “por lo tanto, dejará el hombre a su padre y a su madre, y se unirá a su mujer, y serán una sola carne. Así que ya no son más dos”, sino una sola carne; por tanto, lo que Dios juntó, no lo separe el hombre” (Génesis 2: 24; Mateo 19: 6). Dios estaba creando el matrimonio al pronunciar estas palabras, estaba creando la segunda institución más importante de su obra en esta tierra, por lo tanto, el relato de la creación del hombre y la mujer, y de su unión es una institución sagrada por Dios, ya que lleva la aprobación y la bendición de Dios.

El hombre complementa a la mujer y la mujer al hombre, no hay términos medios. El Señor señaló el matrimonio como el medio por el cual habría una procreación de personas iguales a Adán y a Eva.

Aunque el primer matrimonio fue organizado por Dios, los matrimonios actuales también son organizados por Él, el problema es que muchas veces, algunas personas se quieren adelantar al mandato de Dios, tenemos por ejemplo el caso de Sansón, que él creía amar a una mujer, la cual no era su costilla, ella no era su ayuda idónea.

El matrimonio es un compromiso, no es un experimento, no es intentar para ver que sale, o decir que sobre la marcha se irá creando el matrimonio y la relación en pareja y que los sentimientos y los afectos irán creciendo con el paso de los años, todo esto no es el matrimonio. En realidad, es un compromiso, porque te comprometes ante Dios. Y este compromiso es crear una estabilidad en la vida de ambos, que pueda haber sinceridad, confianza y sobre todo un amor sincero, el matrimonio es un compromiso para siempre y nada ni nadie lo puede romper, porque lo que Dios junto, permanece para siempre. Es por eso, que en el compromiso ambos tienen que poner de su parte para que todo funcione. Debemos estar dispuestos, y decir, “Pronto esta mi corazón, oh Dios, mi corazón está dispuesto” (Salmos 57: 7). Si esta es nuestra posición Dios dará cada día su bendición a tu matrimonio.

Continuará…




ÚNETE A LA COMUNIDAD MANAPDC

¿Tienes alguna pregunta para nosotros?
Te queremos escuchar. Estás en familia.

ESCRIBENOS