Matrimonios

 

 

VIOLENCIA DOMÉSTICA 4

2019-10-02 Por: Pr. Efraín A. Sánchez (1943-2015) 27

“La blanda respuesta quita la ira; más la respuesta áspera hace subir el furor” (Proverbios 15: 1)

La Biblia nos deja unos consejos muy importantes para el hogar y que ayudarán a disminuir los conflictos familiares.

-       Hay que controlar el tono de las palabras al dialogar, cuando hay que hacerle frente a un malentendido hay que usar palabras que ayuden y no que enfurezcan. “La blanda respuesta quita la ira; más la respuesta áspera hace subir el furor” (Proverbios 15: 1); “Quítense de vosotros toda amargura, enojo, ira, gritería y maledicencia, y toda malicia. Antes sed benignos unos con otros, misericordiosos, perdonándoos unos a otros, como Dios os perdonó a vosotros en Cristo” (Efesios 4: 31 - 32). 

-    No dejen que el amor que los unió en matrimonio una vez se acabe y se extinga, vuelvan a amarse, a enamorarse, el amor proviene de Dios nuestro Creador “Maridos, amad a vuestras mujeres, así como Cristo amó a la iglesia, y se entregó a sí mismo por ella” (Efesios 5: 25). 

-   Padres y madres eviten toda provocación. “Y vosotros, padres, no provoquéis a ira a vuestros hijos, sino criadlos en disciplina y amonestación del Señor” (Efesios 6: 4). Existen castigos, correcciones, disciplinas, inclusive palabras e injusticias que realmente no corrigen, ni ayudan sino más bien enardecen y enfurecen. 

-    Cada esposo y esposa debe respetar los derechos, la libertad y la privacidad de su pareja. “Ustedes han sido comprados por un gran precio; no se vuelvan esclavos de nadie” (1ª Corintios 7: 23 NBD). Algunos olvidan que cuando se casan, están recibiendo un compañero o compañera para el resto de su vida, no un esclavo o esclava. El matrimonio es un contrato de mutua aceptación, no una renuncia total a la libertad o la individualidad, todos los seres humanos nacemos libres, y no estamos en la obligación de pedirle permiso a nadie, para poder orar, leer la Biblia, adorar a Dios, guardar su día de reposo e ir a la iglesia a adorar. 

-     Muchos clérigos afirman que para conservar la paz y la unidad en la familia es teniendo una total sumisión de la mujer a la voluntad de su esposo; Dios no aprueba la total sumisión de la mujer; la Biblia enseña que la sumisión no es unilateral sino recíproca, es decir que ambos deben estar sumisos el uno al otro. “Estén sujetos los unos a los otros, por reverencia a Cristo” (Efesios 5: 21 DHH). Dios ha establecido que los esposos deben estar sumisos plenamente uno al otro, pero esa sumisión sólo se rompe cuando nos alejamos y desobedecemos a Dios. “Tenemos que obedecer a Dios antes que a los hombres” (Hechos 5: 29 NBD).

Dios quiere salvar tu matrimonio, no todo está perdido, en Jeremías 33: 3 dice: “Clama a mí, y yo te responderé.” Si estás pasando problemas en tu matrimonio, busca la ayuda oportuna, para que te asesoren, nosotros oraremos por ustedes, recuerda que la oración y la confianza en Dios pueden más que toda la sabiduría de este mundo.

Que Dios les bendiga.




ÚNETE A LA COMUNIDAD MANAPDC

¿Tienes alguna pregunta para nosotros?
Te queremos escuchar. Estás en familia.

ESCRIBENOS