Matrimonios

 

 

¿COMO VENCER COMPORTAMIENTOS ADICTIVOS?

2015-12-24 Por: Dr. Efrain Duany Jr.

Juan había sido misionero por 25 años. El llamado de servir a Dios vino temprano en sus años en el instituto bíblico de su iglesia. Cuando tenía alrededor de 25 años de edad, él y su esposa Judy estaban viviendo su pasión, su llamado, y su sueño de servir a Dios en su país. Temprano en su quinto plazo en el campo misionero, Juan desarrolló una relación de discipulado con Gloria, una chica de 19 años.

Ella era inteligente, madura para su edad, y sentía pasión por aprender más acerca de Jesús. Cada vez más Juan invertía más tiempo en la vida espiritual de esta joven discípula. Ella pasaba horas en la casa de esta pareja y llegó a ser muy buena amiga de Judy.

Judy, sin embargo, estaba muy preocupada porque su esposo estaba pasando una cantidad de tiempo desproporcionada llamando, mandando correos electrónicos, y hablando con una muchacha tan joven y atractiva. Rápidamente su esposo desairaba sus sospechas, y finalmente acusaciones, con fuertes reproches de su inmadurez, su envidia insignificante, y su falta de compromiso al ministerio. Cuando Judy encontró mensajes de texto en el teléfono celular de Juan que indicaron la medida de su relación física con Gloria, ella entonces tuvo la evidencia de enfrentar su pecado sexual y buscar la ayuda de su supervisor.

Cuando lo enfrentaron, Juan confesó que había cometido adulterio durante 5 años. Con su reputación destruida, su carrera como misionero terminada, su esposa destrozada, y el supervisor tratando de resolver el problema, la pareja comenzó a buscar asesoramiento y restauración espiritual. Increíblemente, en medio de todo este caos, Juan continuó su relación con la muchacha por medio del correo electrónico. Él racionalizó su conducta diciendo que necesitaba continuar su ministerio con esta muchacha.

Para el Juan de la historia el vencer su comportamientos adictivo se convirtió en algo casi imposible. Cuando esto ocurre, normalmente, se busca un mecanismo de defensa para justificar la acción y tranquilizar la ansiedad que produce el martillo de nuestra conciencia que nos dice que estamos actuando erróneamente. Entonces, la pregunta que nos hacemos es la siguiente, ¿cómo puedo vencer los comportamientos adictivos que destruyen mi vida? Te ofrezco a continuación cinco pasos que te podrán dar la victoria :

Reconocer el problema. No puedes cambiar lo que no reconoces. Juan nunca reconoció el problema que tenia en su vida. Si quieres cambiar un comportamiento adictivo necesitas reconocer que tienes un problema.

Reconocer la vergüenza que experimentas. La vergüenza es el sentimiento intenso doloroso o experiencia que proviene de creer que eres inferior y por lo tanto no eres merecedor de amor y aceptación. La vergüenza te da un sentido de falta de valor, un sentido de haber fallado y no ser un buen cristiano. Juan experimentaba vergüenza por su pasado y hacía lo que tuviera que hacer para evitar esa emoción, aunque fuera temporalmente. Por ejemplo, cuando sentía vergüenza, para evitar o escapar de esa emoción, se auto-medicaba repitiendo el mismo comportamiento adictivo o pecaminoso. Pero tristemente cuando caía en el comportamiento adictivo este le llevaba nuevamente a sentir vergüenza, y terminaba repitiendo el ciclo adictivo de auto-medicarse para sentirse mejor. Al final no solo experimentaba vergüenza sino también culpabilidad porque sentía que le había fallado también a Dios. La vergüenza es un activador de cualquier comportamiento adictivo. Por lo tanto, debes reconocer el sentimiento de vergüenza que experimentas para poder romper tu ciclo adictivo.

Romper con tus rituales. Romanos 13:14 dice, no hagas provisión para la carne. Es decir, rompe con todo ritual que precede a tu comportamiento adictivo. En el caso de Juan, el debía haber cortado toda su relación de trabajo y amistad con su secretaria para poder eliminar su comportamiento adictivo. En tu caso, tal vez, si tienes problema con la pornografía, debes colocar filtros en la computadora que te ayuden a no ir a lugares indebidos. Si tienes problemas comprando compulsivamente, no vayas a las tiendas solo/a. Si vas a las tiendas no lleves dinero. En otras palabras, identifica el ritual que precede a tú comportamiento adictivo y sustitúyelo por otro ritual más productivo.

Buscar ayuda. Tú no estás solo; busca ayuda en un amigo cercano, y hazte responsable ante él. Cuéntale tu problema y trata que todas las semanas él esté pendiente de ti para ayudarte a confrontar tus comportamientos adictivos. Si no ves mejoría con tu amigo, busca ayuda profesional, recibiendo consejería o terapia individual o grupal. Hay adicciones que necesitan tratamientos más avanzados que los expuestos en este blog. Si quieres conversar conmigo sobre tu problema puedes escribirme a: prduany@gmail.com.

Permitir que el Espíritu de Dios llene tu vida. Todo lo puedes en Cristo que te fortalece. Fil. 4:13. Tú puedes vencer tu comportamiento adictivo con la ayuda de Dios. Deja que el Espíritu de Dios dirija tu vida y experimentaras una transformación en tu mente. (Romano 12:1,2) Así que, si el Hijo os libertare, seréis verdaderamente libres. (Juan 8:36)

Autor: Pr. Efrain Duany Jr.




ÚNETE A LA COMUNIDAD MANAPDC

¿Tienes alguna pregunta para nosotros?
Te queremos escuchar. Estás en familia.

ESCRIBENOS