Matrimonios

 

 

UN HIJO HA NACIDO

2018-12-26 Por: Pr. Juan Estrada 27

La alegría más grande en un matrimonio es el nacimiento del primer hijo, el cual se convierte en el centro del hogar, la mayor atención de los padres se centra en su querido hijo. Cuándo una mujer está embarazada, espera con ansias el nacimiento de su hijo, la emoción de muchas madres al dar a luz es conocer a ese pequeño bebé que estaba en su vientre y que forma parte de ella.

Te puedes imaginar cómo llevó el embarazo María, en los últimos días de gestación, el matrimonio de José y María, tuvieron que emprender un viaje largo, hasta que llegaron a aquel pueblo llamado Belén, la historia relata que la pareja no encontró una habitación disponible en la posada, pero le dieron la oportunidad de arroparse en un viejo establo, y fue allí donde María experimentó la gracia de ser la madre del Hijo de Dios (Rf. Mateo 1: 18-23; Lucas 2: 1-20).

Aquel matrimonio tuvo la oportunidad de tener entre su pequeña familia al Mesías prometido, Jesús le pusieron por nombre, el pequeño había nacido y traía bajo el brazo, paz a la tierra, buena voluntad para con los hombres, aquel niño revolucionó el mundo pasado, presente y futuro.

Aquella noche de su nacimiento se cumplió la promesa que Dios había hecho, este pequeño no solo convirtió a María en madre, sino que nos trajo a todos, la esperanza de la redención.

La navidad esta cerca, y el mejor regalo que pueden recibir en su matrimonio es permitir que aquel niño que nació hace más de dos mil años, pueda nacer en el corazón de cada uno de ustedes, que puedan sentir ese gozo de tener al Mesías prometido como el guía de vuestro matrimonio, que sea para ustedes el vínculo de la paz, el que les de la buena voluntad, el que les dirija en el camino del matrimonio por la eternidad.

Que, al recibir a Jesús, ustedes puedan prepararle un mejor lugar en sus corazones, con toda seguridad puedo decirles que Él hará grandes cosas por ustedes y les ayudará a crecer como pareja, como matrimonio y ambos aprenderán del amor verdadero que mana de la fuente divina.

Jesús nació en este mundo y nos trajo la oportunidad de experimentar la salvación, porque a Él sea “Gloria a Dios en el cielo más alto y paz en la tierra para aquellos en quienes Dios se complace” (Lucas 2: 14 NTV).

Es mi deseo para cada matrimonio, que el Señor pueda fortalecerlos y darles a beber de la fuente del amor verdadero, y cada matrimonio permita no solo esta navidad, sino cada día, dejar nacer y crecer a Jesús.




ÚNETE A LA COMUNIDAD MANAPDC

¿Tienes alguna pregunta para nosotros?
Te queremos escuchar. Estás en familia.

ESCRIBENOS