Matrimonios

 

 

LAS LEYES DEL MATRIMONIO 12

2018-09-26 Por: Pr. Efraín A. Sánchez (1943-2015) 24

LAS LEYES DEL AMOR / CONCLUSIÓN

 “Y ahora permanecen la fe, la esperanza y el amor, estos tres; pero el mayor de ellos es el amor”   (1ª de Corintios 13: 13)

 

CONCLUSIÓN   El matrimonio, como todo lo que hay en esta vida, incluyendo la naturaleza, el universo y aun la vida social y espiritual de cada individuo, todo está sujeto a leyes, principios, reglas y estatutos. Todas estas normas han sido puestas por el Creador  para garantizar nuestra felicidad y la armonía universal.

 

Gracias a estas leyes podemos tener permanentemente tranquilidad, progreso y protección. Debemos ver en las leyes no un bloqueo sino una posibilidad de desarrollo. Al quebrantar caprichosamente estas normas y leyes, no pensemos en recibir gratificación  alguna sino confusión, anarquía, dolor y muerte.

 

El matrimonio es sin duda una gran bendición, fue el más hermoso y sublime regalo  de Dios al hombre en el momento de la creación en el Edén. El nexo familiar en este mundo es solo una continuación de la gloriosa familia celestial.

 

Dios bendiga permanentemente a cada lector de estos mensajes. Tomen este recurso sólo como una breve orientación el desarrollo y cuidado del hogar y la familia que hoy tienen.

 

No olviden que el hogar es una institución sagrada que debemos cuidar y defender; algún día, tarde o temprano daremos cuenta a Dios de lo que hicimos con el hogar, la familia y los hijos que recibimos en este mundo.

 

1ª de Corintios 13 (RVR1960)

La preeminencia del amor

 

1 Si yo hablase lenguas humanas y angélicas, y no tengo amor vengo a ser como metal que resuena, o címbalo que retiñe.

 

2  Y si tuviese profecía, y entendiese todos los misterios y toda ciencia, y si tuviese toda la fe, de tal manera que trasladase los montes, y no tengo amor, nada soy.

 

3 Y si repartiese todos mis bienes para dar de comer a los pobres, y si entregase mi cuerpo para ser quemado, y no tengo amor, de nada me sirve.

 

4 El amor es sufrido, es benigno; el amor no tiene envidia, el amor no es jactancioso, no se envanece.

 

5 no hace nada indebido, no busca lo suyo, no se irrita, no guarda rencor;

 

6 no se goza de la injusticia, mas se goza de la verdad.

 

7 Todo lo sufre, todo lo cree, todo lo espera, todo lo soporta.

 

8 El amor nunca deja de ser;  pero las profecías se acabarán, y cesarán las lenguas, y la ciencia acabará.

 

9 Porque en parte conocemos, y en parte profetizamos;

 

10 Más cuando venga lo perfecto, entonces lo que es en parte se acabará.

 

11 Cuando yo era niño, hablaba como niño, pensaba como niño, juzgaba como niño; mas cuando ya fui hombre, dejé lo que era de niño.

 

12 Ahora vemos por espejo, oscuramente; mas entonces veremos cara a cara. Ahora conozco en parte; pero entonces conoceré como fui conocido.

 

13 Y ahora permanecen la fe, la esperanza y el amor, estos tres; pero el mayor de ellos es el amor.

 

Salmos 127 (RVR 1960)

La prosperidad viene de Jehová

 

1 Si Jehová no edificare la casa, En vano trabajan los que la edifican; Si Jehová no guardare la ciudad, En vano vela la guardia.

 

2 Por demás es que os levantéis de madrugada, y vayas tarde a reposar. Y que comáis pan de dolores; Pues que a su amado dará Dios el sueño.

 

3 He aquí, herencia de Jehová son los hijos; Cosa de estima el fruto del vientre.

 

4 Como saetas en mano del valiente. Así son los hijos habidos en la juventud.

 

5 Bienaventurado el hombre que lleno su aljaba de ellos; No será avergonzado cuando hablare con los enemigos en la puerta.

 

Salmos 128 (RVR 1960)

Las bienaventuranzas del que teme a Jehová

 

1 Bienaventurado todo aquel que teme a Jehová. Que anda en sus caminos.

 

2 Cuando comieres el trabajo de tus manos. Bienaventurado serás, y te irá bien.

 

3 Tu mujer será como vid que lleva fruto a los lados de tu casa;  Tus hijos como plantas de olivo alrededor de tu mesa.

 

4 He aquí que así será bendecido el hombre Que teme  a Jehová.

 

5 Bendígate  Jehová desde Sion, Y veas el bien de Jerusalén todos los días de tu vida.

 

 6 Y veas a los hijos de tus hijos. Paz sea sobre Israel.

 

Dios los bendiga.


Del folleto “Las Leyes del Matrimonio” escrito por Pr Efraín y Mireya Sánchez




ÚNETE A LA COMUNIDAD MANAPDC

¿Tienes alguna pregunta para nosotros?
Te queremos escuchar. Estás en familia.

ESCRIBENOS