Matrimonios

 

 

CUANDO CREEMOS QUE EL AMOR SE ACABA 2/3

2018-05-23 Por: Dr. Efrain Duany Jr. 24

La química del amor eros

Desde la perspectiva de la bioquímica, la experiencia del amor eros está relacionada con una sustancia química llamada feniletilamina (FEA). Esta sustancia juega un papel muy importante en el deseo sexual de dos personas que se gustan. Cuando el cerebro se inunda de esta sustancia, responde con la secreción de dopamina, un neurotransmisor responsable de los mecanismos de refuerzo del cerebro, de la capacidad de desear algo y de repetir un comportamiento que genera placer. Algunas de las otras hormonas vinculadas con el deseo sexual son la oxitócica, conocida como “la hormona del amor”; la serotonina, el neurotransmisor de la felicidad; y la norepinefrina, que produce excitación sexual y genera exceso de energía.

 

Con el paso del tiempo, en algunas relaciones maritales la euforia y el deseo sexual que producen estos compuestos químicos no siempre mantienen los mismos niveles. Después de la luna de miel y el primer tiempo de romanticismo, algunas parejas comienzan una etapa de consolidación en la que disminuye la producción de dopamina. Comienzan a ver al cónyuge ya no tan atractivo física y sexualmente, sino también como a alguien con quien desean compartir un amor diferente, incondicional. El amor ágape.

 

Este era el problema de Mario y Marta. Por la disminución natural de la dopamina, el amor eros no pudo mantener el intenso deseo sexual del principio. La disminución se debió a que los receptores neuronales se habían acostumbrado a ese exceso de flujo químico, y ahora necesitaban aumentar la dosis para seguir sintiendo el mismo nivel de excitación. Por eso Marta decía: “no siento lo mismo hacia Mario”. Cuando esto ocurre, el cerebro necesita un proceso de recuperación para volver a los niveles normales de flujo químico.

 

Además, Mario y Marta necesitaban experimentar otro tipo de amor, porque el amor eros no basta para mantener una relación a largo plazo. Necesitaban el amor ágape, un amor ético, incondicional y “abnegado”. Cuando el eros y el ágape se fusionan, la relación comienza a reflejar la imagen de Dios, una relación de igualdad e independencia, en la que se recibe y se comparte el amor divino.


Continuará

 

            1. http://dle.rae.es/?id=G31BpqY&o=h

2. https://es.wikipedia.org/wiki/Eros

2. Bush, G., Luu, P., & Posner, M. I. (2000). Cognitive and emotional influences in anterior cingulate cortex. Trends in Cognitive Sciences, 4 (6), 215-222.

3. Fisher, H. (2004). Why we love? New York, New York: Henry Holt and Company, LLC.

4. Elena G. de White, Mente, carácter y personalidad, p. 211.

El autor Dr. Efraín Duany Jr., es doctor en Terapia Matrimonial y Familiar. Escribe desde Hialeah, Florida.





ÚNETE A LA COMUNIDAD MANAPDC

¿Tienes alguna pregunta para nosotros?
Te queremos escuchar. Estás en familia.

ESCRIBENOS