Matrimonios

 

 

CUANDO CREEMOS QUE EL AMOR SE ACABA 1/3

2018-05-16 Por: Dr. Efrain Duany Jr. 21

El amor EROS no basta para mantener una relación a largo plazo.

 

Marta y Mario acudieron a mí en busca de consejería marital. Marta quería abandonar a Mario, pues ya no lo amaba como al principio. Él quería salvar su matrimonio.

 

Luego de un año de casados, en el que habían disfrutado mucho la relación marital, Marta consiguió un trabajo muy absorbente, y desde entonces no llamaba a Mario durante el día, y casi no tenían relaciones íntimas. Ese distanciamiento emocional la llevó a fijarse en un compañero de trabajo. En vez de apegarse a Mario, se sentía muy bien junto a ese hombre.

 

Marta pensaba que se le había terminado el amor hacia su esposo. Y ambos necesitaban consejo. Este es también el caso de muchas parejas. Conozcamos lo que conviene hacer cuando creemos que el amor se acaba. 

 

El amor eros

El amor proviene de Dios, pues “Dios es amor” (1 Juan 4: 8). Y así como no se puede comprender plenamente a Dios, es difícil sondear el misterio del amor.

 

Los griegos clasificaban el amor con estas palabras: storgé, philia, eros y ágape. Storgé era el amor en el sentido de afecto, especialmente entre padres e hijos, philia era el amor expresado mediante la amistad, eros era el amor romántico y apasionado, y ágape, el incondicional amor de Dios.

 

En nuestra sociedad, al amor se lo ha relacionado más con la atracción física y el deseo sexual. El Diccionario de la Real Academia Española define eros como el conjunto de tendencias e impulsos sexuales de la persona. Para los griegos, la palabra eros designaba al dios de la atracción sexual, el amor y el sexo.

 

El Nuevo Testamento no registra la palabra eros, pero el Antiguo Testamento registra estas palabras de una dama apasionada: “Ven, embriaguémonos de amor hasta la mañana” (Proverbios 7: 18). El Cantar de los Cantares presenta cuatro cualidades básicas del amor eros:

 

Es un sentimiento hermoso. El esposo dice a su amada: He aquí que tú eres hermosa, amiga mía; he aquí eres bella; tus ojos son como palomas” (Cantares 1: 15). Y ella responde: He aquí que tú eres hermoso, amado mío, y dulce; nuestro lecho es de flores” (Cantares 1: 16).

Es romántico. Prendiste mi corazón, hermana, esposa mía; has apresado mi corazón con uno de tus ojos” (Cantares 4: 9). Ella responde: “Ven, oh amado mío, salgamos al campo” (Cantares 7: 11).

 

Es una aventura emocionante. Eufórica, la amada exclama: ¡La voz de mi amado! He aquí él viene saltando sobre los montes, brincando sobre los collados” (Cantares 2: 8).

 

Es un deleite exquisito. Como el manzano entre los árboles silvestres, así es mi amado entre los jóvenes; bajo la sombra del deseado me senté, y su fruto fue dulce a mi paladar. Me llevó a la casa del banquete, y su bandera sobre mí fue amor” (Cantares 2: 3-4).


Continuará...

  

            1. http://dle.rae.es/?id=G31BpqY&o=h

2. https://es.wikipedia.org/wiki/Eros

2. Bush, G., Luu, P., & Posner, M. I. (2000). Cognitive and emotional influences in anterior cingulate cortex. Trends in Cognitive Sciences, 4 (6), 215-222.

3. Fisher, H. (2004). Why we love? New York, New York: Henry Holt and Company, LLC.

4. Elena G. de White, Mente, carácter y personalidad, p. 211.

El autor Dr Efraín Duany Jr., es doctor en Terapia Matrimonial y Familiar. Escribe desde Hialeah, Florida.




ÚNETE A LA COMUNIDAD MANAPDC

¿Tienes alguna pregunta para nosotros?
Te queremos escuchar. Estás en familia.

ESCRIBENOS