Matrimonios

 

 

EL MATRIMONIO EN LA SOCIEDAD

2018-02-21 Por: Pr. Juan Estrada 17

De todos los dones confiados a la humanidad por Dios, el matrimonio es en el que más perversión se ha infiltrado, el enemigo se ha dado el lujo de desplazarlo en el interés del hombre o del momento más feliz de una pareja llegar a convertirlo en una parodia, debido a los matrimonios en secreto, los concertados, los forzados o los de conveniencia. Alrededor del mundo existen miles de agencias matrimoniales o las también conocidas como “weddingplanner” que se dedican a hacer del matrimonio el mejor negocio con la sociedad, te presentan una planeación con detalles y gustos para los novios.

El matrimonio tiene mucha importancia en muchos países alrededor del mundo, en algunos se considera como la base de la sociedad, en otros es el fundamento principal de la familia, o simplemente se considera una tradición, por ejemplo, en la sociedad china, el matrimonio tiene un profundo significado para la familia como para la sociedad, es el lugar perfecto para cultivar la virtud, el matrimonio es considerado como la unidad básica de la sociedad. Otro ejemplo, en Japón el matrimonio es popular y está arraigado a las tradiciones. En los países latinoamericanos, en muchos sitios son las mismas familias que trasmiten la importancia y el valor del matrimonio a los hijos para que ellos formen sus familias a partir del matrimonio.

Pero, ¿Cuál era el fin del matrimonio según Dios? es verdad que Dios le dijo al hombre “Fructificad y multiplicaos; llenad la tierra” (Génesis 1: 28), Dios le estaba diciendo al hombre que la familia era la base de una sociedad, y que serian los padres los responsables de transmitir a los hijos la importancia de lo dicho por Dios, los padres deberían de transmitir a los hijos las enseñanzas y los valores que Dios había establecido como principios básicos de la sociedad, como la convivencia, las relaciones y el trato hacia los demás.

Como cristianos debemos enseñar lo importante que es el matrimonio para la comunidad, la sociedad y para la iglesia, ya que se cumple el propósito de Dios establecido desde el Edén, cuando creo la institución más importante para la sociedad pasada, presente y futura.

Seamos conocidos por los demás como los reparadores de las instituciones que Dios ha establecido, el profeta Isaías escribió: “Y los tuyos edificarán las ruinas antiguas; los cimientos de generación y generación levantarás, y serás llamado reparador de portillos, restaurador de calzadas para habitar” (Isaías 58: 12). Que el Señor nos ayude a enseñar a nuestros hijos la importancia de cumplir con las indicaciones que Dios dejó para darle continuidad a su precepto y propósitos.

Que el Señor te bendiga y te guarde y te ayude a ser un reparador de portillos.




ÚNETE A LA COMUNIDAD MANAPDC

¿Tienes alguna pregunta para nosotros?
Te queremos escuchar. Estás en familia.

ESCRIBENOS