Jovenes

 

 

TÚ TIENES UN VALOR

2017-04-27 Por: Pr. Juan Estrada 13

Hace unos años, mientras trabajaba de asistente de preceptor en una residencia de estudiante, me tocaba tener un culto vespertino con los jóvenes, al empezar, saqué del bolsillo del pantalón unas monedas que había conseguido, eran monedas de diferentes países, entre los presentes había jóvenes de esos países, y les di una moneda a algunos presentes y les hice una pregunta ¿Qué valor tiene esa moneda? Y las respuestas fueron, esta moneda aquí no vale nada, no tienen valor, no se puede comprar nada; aunque esa moneda no tenía valor allí, en su país de origen si tenía valor. Después de eso saque un billete de 50€ y lo arrugué, lo hice bolita y lo pisé, después les pregunte a los jóvenes, este billete sigue valiendo 50€ o ha perdido su valor después de lo sucedido con él, la respuesta de todos fue, sigue teniendo el mismo valor.

Como personas muchas veces, sentimos que no tenemos valor y puede ser por dos razones, la primera razón, es una lección objetiva de lo que pasó con las monedas, puede que no estemos en el lugar correcto, y que aquellos que nos rodean no nos den el valor que merecemos, el valor es dado en lugar correcto, Las palabras de Job fueron No conoce su valor el hombre,
Ni se halla en la tierra de los vivientes”(Job 28:13)
, las personas no dan el valor correcto por los demás, en nuestra sociedad existen frases como: “No vales nada” o “no tienen ningún valor”estas palabras desmoronan la identidad de una persona.

La segunda razón, por la cual muchas personas se sienten sin valor, lo comparamos con aquel billete que ha sido arrugado, aplastado y desechado, podemos estar entre las personas correctas, pero nuestra vida y nuestros hechos afectan a nuestra vida personal y nos sentimos sin valor, nos sentimos perdidos en el desierto de la vida (Salmos 107:4) o puedes llegar a sentirte como el hijo prodigo, que al verse sumido en la miseria de sus malas decisiones, sientas la necesidad de llenar el estómago con las algarrobas del mundo, para satisfacerte o para sentirte mejor.

Ante estas dos razones, aunque el mundo no te dé el valor que te mereces o te sientas miserable por tu condición, el Señor te ha mirado y ha visto tu condición y ha decidido venir a buscarte porque te habías perdido (Lucas 19:10), habías sido abandonado y Él te ha recogido porque Aunque mi padre y mi madre me dejaran,con todo, Jehová me recogerá” (Salmos 27:10). Delante de Dios tu vida encuentra el valor correcto, y así como el tercer capitán que le rogo al profeta Elías, diciendo: Varón de Dios, te ruego que sea de valor delante de tus ojos mi vida” (2ª Reyes 1:13), nos podamos presentar delante Dios, para recuperar nuestro valor real, somos como la perla de gran precio, que el Señor tuvo que comprar viniendo a este mundo para rescatarte y darte tu valor.

Querido joven, tu vida vale mucho, porque Dios le dio un precio infinito y tu precio ha sido pagado, con la sangre del Hijo de Dios, acepta tu valor y dile al Señor que has encontrado que tu corazón tiene un valor, aunque humillado y aplastado, pero con valor delante de Dios. Recuerda: el Hijo del Hombre vino a buscar y a salvar lo que se había perdido” (Lucas 19:10). 




ÚNETE A LA COMUNIDAD MANAPDC

¿Tienes alguna pregunta para nosotros?
Te queremos escuchar. Estás en familia.

ESCRIBENOS