Jovenes

 

 

VIDA BROTO DE LA MUERTE

2022-04-14 Por: Pr. Allan Machado 45

“Después de esto, sabiendo Jesús que ya todo estaba consumado, dijo, para que la Escritura se cumpliese: Tengo sed. Y estaba allí una vasija llena de vinagre; entonces ellos empaparon en vinagre una esponja, y poniéndola en un hisopo, se la acercaron a la boca. Cuando Jesús hubo tomado el vinagre, dijo: Consumado es. Y habiendo inclinado la cabeza, entregó el espíritu” (Juan 19: 28-30).

 

“Consumado es.” Este es el momento… el momento culminante que cambió la historia de este mundo para siempre. En ese instante Cristo quitó para siempre la garra despiadada de la muerte que el enemigo había puesto sobre cada uno de nosotros. Fue el segundo que definió un nuevo camino para que Dios pudiera reconciliarse con la humanidad perdida después de siglos de separación como resultado del pecado. Creó para nosotros la oportunidad de ser transformados de criaturas condenadas, perdidas y sin esperanza a ser hijos de Dios, vindicados, exonerados, libres. Fue la batalla que definió nuestro destino eterno. Sí, todo se había cumplido.

 

El día antes de la crucifixión miles de corderos habían sido sacrificados en los atrios del Templo. La sangre de los sacrificios excusando los pecados del pueblo había sido derramada como cada año. Tanta sangre era derramada en estos sacrificios que el lateral del Templo hacia el Valle de Cedrón era cubierto en sangre. Los romanos sentían temor ante tal espectáculo. Herodes había mandado a construir un acueducto especialmente para lavar la sangre que corría por el lateral del Templo. Es muy interesante notar que todavía el mundo quiere borrar este poderoso recordatorio del terrible precio del pecado y sus consecuencias.

 

El Jardín del Getsemaní estaba al otro lado del Valle de Cedrón. Jesús y sus discípulos tuvieron que atravesar un arroyo tintado con sangre camino al lugar donde Jesús sudando sangre pidió al Padre ser eximido. El peso del pecado de cada uno de nosotros y de toda la humanidad era insoportable para él. ¿Qué pasó por su mente mientras caminaba hacia el jardín? “Mañana mi sangre será derramada…” Aquel arroyuelo manchado de sangre era un recordatorio de los sacrificios de la Pascua. Tuvieron que haberlo pasado nuevamente de regreso a la ciudad mientras Jesús era conducido por los soldados. Los mismos soldados que temblaron cuando en el jardín El Gran Yo Soy dijo: “Yo soy a quien buscáis”

 

Eran las tres de la tarde. Era la hora del sacrifico vespertino…

Cuando los labios de Cristo exhalaron el fuerte clamor: “Consumado es”, los sacerdotes estaban oficiando en el templo. Era la hora del sacrificio vespertino. Habían traído el cordero para ser sacrificado. Ataviado con sus vestiduras significativas y hermosas el sacerdote estaba con el cuchillo levantado. Con intenso interés el pueblo miraba desde el patio. Pero la tierra tembló y se agitó. Con un ruido desgarrador, el velo interior del templo fue rasgado de arriba abajo por una mano invisible, dejando expuesto a la mirada de la multitud el lugar que fuera una vez llenado por la presencia de Dios.

 

Todo era terror y confusión. El sacerdote estaba por matar la victima; pero el cuchillo cayó de su mano enervada y el cordero escapó… Estaba abierto el camino que llevaba al santísimo. Ya no necesitaba la humanidad perdida y entristecida esperar la salida del sumo sacerdote. Desde ese momento el Salvador iba a oficiar como sacerdote y abogado en el santuario celestial. (EGW. “El Deseado de Todas las Gentes” pág. 699.  




ÚNETE A LA COMUNIDAD MANAPDC

¿Tienes alguna pregunta para nosotros?
Te queremos escuchar. Estás en familia.

ESCRIBENOS